CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

sábado, 8 de junio de 2013

LA MIRA

En nuestro recorrido de hoy 5 de junio de 2013 tomaremos contacto con la cara sur de la Sierra de Gredos para ascender a La Mira por los Galayos en una de las excursiones mas gratificantes de esta sierra. Pincha en "play" y empezamos.
La ruta comienza después de cruzar el municipio abulense de Guisando para llegar al área recreativa de Nogal de Barranco, una bonita plaza adornada por la escultura de la cabra, símbolo de Gredos.
El mapa y los datos de la ruta en: LA MIRA POR GALAYOS
Ponemos tierra por medio por el PR-AV 43, tradicionalmente llamado "Carril de los Galayos"
en un marcado camino que nos introduce por un pequeño y hermoso bosque en estas primeras horas de la mañana.
El día es espectacular con una temperatura idónea y nos muestra el Barranco de la Nogala flanqueado por los gigantes espolones rocosos de la Mira y los Galayos.
Tras cruzar la pequeña masa arbórea el camino sale a terreno despejado, convirtiéndose en una senda con fuerte ascenso
inundado por los colores de las pequeñas flores que salpican nuestros pasos.

Hacemos una pequeña parada aprovechando el frescor de las sombras de los últimos enebros
al borde del barranco que ha labrado el río Pelayo.
La senda, bien señalizada y sin pérdida alguna, sube y sube sin tregua
buscando la mínima pendiente
y dejando a un lado la evocadora Fuente del Amanecer.
A partir de esta fuente el río Pelayo nos presenta, con todo lujo de detalles, sus hermosas pozas
y sus formidables y enigmáticas cascadas
con rincones de pródiga belleza
que llegan hasta la zona de la Fuente Macario.
Entramos en un terreno cada vez mas abrupto
con horizontes quebrados por la roca
que parece abalanzarse hacia nosotros
y donde el rumor de las cascadas anegan nuestros sentidos.
Aprovechando la sombra de la Cuerda de los Galayos y llegados a este punto, observamos
el senderillo que a nuestra izquierda y tras vadear el río, sube en fuerte pendiente en un increíble y empinadísimo zig-zag por el lomo del barranco.
Desde el corazón de estas "zetas" apreciamos el hermoso valle por donde hemos subido y por donde circula, alegre y cantarín, el río Pelayo.
El recorrido por esta zona requiere cierto tiempo, tanto por la dificultad del acceso como por lo agradable del lugar, dándonos de lleno con los "dosmiles" de las impresionantes agujas y torres que conforman la Cuerda de los Galayos.
Un cielo enormemente bello
nos incita a una contemplación reposada
de la bravura y el estoicismo que la piedra adquiere en este lugar.
En medio del barranco llegamos al sorprendente Refugio Víctory en un pequeño llano, construido por la Real Sociedad Española de Alpinismo de Peñalara a 1950 metros y con capacidad para unas 14 personas.
Por sus alrededores campan multitud de lagartijas
y algún que otro alacrán.
Abandonamos el refugio para abordar el peor tramo de la ascensión por una ladera pedregosa que hacia la izquierda,
con muy mala señalización, la pendiente aumenta considerablemente
por un canchal de rocas descompuesto haciendo nuestra subida mas ralentizada.
Un profundo nevero y tras un pequeño esfuerzo mas
nos plantamos en una zona mas llana denominada Los Pelaos, con extensas vistas horizontales de la Sierra de Gredos.
El camino gira a la izquierda con vistas al Cambrional
y tras una pequeña ascensión, entre el atractivo 
y majestuoso cielo que se difunde sobre nosotros,
llegamos al antiguo torreón del telégrafo óptico que existió en La Mira a 2343 metros.
Restos de la nieve caída este año se mezclan
con la estupenda panorámica del macizo central de Gredos.
El objetivo final de nuestra ascensión a la Mira es concluido
en esta enorme fortaleza situada
en un lugar estratégico de la Sierra de Gredos.
En su vértice geodésico coincidimos con mas montañeros
que ese mismo día alcanzaron su cumbre.
El "Comando Senderista" de hoy
posando sobre el fondo del Pico Almanzor de 2591 metros
y la Galana de 2572 metros respectivamente.
Las vistas se engrandecen por el cordal de los Galayos,
el valle del río Pelayos por donde hemos subido,
el municipio de Arenas de San Pedro,
el Embalse de Rosarito en el Valle del Tiétar
y el espectacular macizo central de Gredos.
Dejamos el Torreón de la Mira
por los altos y desnudos prados de Los Pelaos,
con la cercanía de una pequeña tormenta,
atravesando bellos neveros
hasta la grieta de acceso en las inmediaciones de el Degolladero,
emprendiendo el regreso por el mismo barranco por donde hemos subido.
La bajada es espectacular por unos Galayos
calentados por el sol del mediodía.
Una vez, comidos y bebidos en el Refugio Víctory, disfrutamos de los escaladores sobre las mas altas torres del Galayar.
Seguimos nuestro descenso flanqueados por pequeñas chorreras
y cascadas que conforman un armónico conjunto en este "caos granítico".
Enfilamos la bajada con un poco de calor, atravesando el cauce del río Pelayo
y retomar el camino empedrado.
El sol ilumina con todo su esplendor los saltos de agua
provocando unos deseos de conquista para poder disfrutar del maravilloso "Spa" que nos ofrece el río en esta parte de la ruta.
Matices y colores nos atropellan

entre la frescura que desprenden las pequeñas fuentes que se cruzan en nuestro caminar.
El trayecto se hace largo porque vamos bastante cansados y nuestros cuádriceps
aúllan por estos parajes tan soberbios.
Volvemos a penetrar sobre la masa arbórea
dibujada sobre el horizonte pétreo,
donde alguna nube intenta perseguirnos por estos maravillosos caminos,
que a pesar de la dureza de algunos tramos y con paisajes tan idílicos como este, quedamos enganchados de la hermosa Sierra de Gredos.
Saludos de "Comando Senderista".
Podeis ver un video en: LA MIRA

2 comentarios:

  1. PEdazo RUTACA LANCH, acabo de ver las fotos y sale perfecto para un entreno, vistas preciosas, agua y alacranes para darle más emoción al tema. Que pena no haber podido ir. Vaya vistas!

    ResponderEliminar
  2. Una ruta que iguala belleza y dureza de la que 'Ojolince y sra.' tenemos un recuerdo lejano pues ya hace la friolera de 20 años que la hicimos. Eso sí, coincidimos en el dolor de cuádriceps que provoca esa agotadora pendiente en su descenso.
    Has mostrado muy acertadamente en tus fotografías la hermosura de la abrupta garganta, que te eleva a los dosmiles, junto a esas verticales chimeneas que son los Galayos.
    También la flora y fauna del lugar, la lagartija carpetana (endemismo del Sistema Central) y el alacrán que nosotros no hemos visto nunca en Gredos.
    Estupenda ruta y crónica de las que se deduce lo que disfrutas la de la montaña y sus elementos.
    Un saludo de 'Ojolince y sra.' para ti y tu comando senderista.

    ResponderEliminar