CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

sábado, 13 de julio de 2013

PICO JARIO POR VALLE DE SAJAMBRE

En el Parque Nacional de los Picos de Europa se abre uno de los valles mas hermosos de la provincia de León: el Valle de Sajambre. Hasta este escondido lugar nos desplazamos el día 10 de julio de 2013 por tierras donde discurre el río Sella, antes de acceder a la Comunidad Asturiana, marcando el inicio del desfiladero de Los Beyos.
Tras las últimas casas de Oseja de Sajambre, tomamos una carretera estrecha a la derecha, que nos deposita en el último pueblo de este valle: Soto de Sajambre, nuestro punto de inicio.
Pequeño y acogedor, subimos hasta el final del pueblo, donde su gente amable nos da todo tipo de información para alcanzar el camino de Vegabaño, para después ascender hasta el Pico Jario.
El mapa de orientación y los datos de la ruta en: PICO JARIO
El PR-PNPE-9 surge al final del pueblo, coincidiendo con el llamado "Camino Viejo" frente al imponente murallón de Peña Beza. 
A ambos lados del río Agüera descubrimos pequeños campos
e inmensas praderías exhuberantes que delimitan el monte de La Guaricia.
A Soto de Sajambre se le conoce también por "El balcón de Peña Santa de Castilla", pues en el horizonte aparece una hermosa imagen de las graníticas rocas del Macizo Occidental de Picos de Europa entre el tupido bosque. 
Avanzamos el camino cruzando el río 
y nos internamos por un precioso y denso hayedo donde los rayos del sol tienen problemas para penetrar a través de estos vetustos árboles.
El espectáculo del bosque es ininterrumpido y el hayedo nos ofrece un reparto de verdes y ocres que forman un espectáculo indescriptible con palabras.
Continuamos ascendiendo por el sinuoso "túnel vegetal",
 descubriendo la huella de diferentes flores que van surgiendo a nuestros pasos

colisionando con la impactante efigie de Peña Beza que logra colarse a nuestras espaldas.
La luz del hayedo alcanza sus tonos mas radiantes
y la pista acaba abriéndose, como por encanto, hacia una hermosa pradera
salpicada de pequeñas cabañas de piedra.
La Majada de Vagabaño, a 1320 metros de altitud, es uno de los lugares mas bellos y espectaculares de los Picos de Europa leoneses.
Atravesamos este grandioso escenario natural
grabando en nuestra memoria el despliegue de belleza que desprende su entorno
gozando y mezclándonos con el numeroso ganado desplegado por la pradería.
Jugamos a labores de pastoreo, una tradición centenaria que forma parte de estas grandiosas montañas
donde se combinan el verde praderío con el gris rocoso, entre el majestuoso cielo.
Un enorme placer deambular
ante un escenario tan soberbio, donde se muestra la enorme verticalidad de las cumbres del Cornión, contemplando la segunda cima mas alta de Picos de Europa: los 2596 metros de Peña Santa de Castilla.
Un entorno natural en estado puro
donde la mente se llena de serenidad contemplando la imponente belleza del lugar.
Una vez atravesada toda la vega, cruzamos el Refugio, que en su parte trasera cruza el río Turégano por un pequeño puente de madera,
e inmediatamente aparece nuestro objetivo en el horizonte: el Pico Jario.
Sin señalización alguna, tomamos una pista hacia la derecha, ante el estupor del ganado que sestea al pie del camino,
dejando a nuestras espaldas el espléndido y maravilloso plató rocoso
del Macizo Occidental de Picos.
Poco a poco nos acercamos hacia el Colladín de Pasía, en el Monte de los Llanbriagos por otro hermoso hayedo
con fuerte repecho
que nos deja en la arista del Pico Neón
colgados literalmente de las nubes
obteniendo panorámicas indescriptibles
sobre la hermosa Majada Llarella.
El Pico Jario cada vez esta mas cerca mientras las nubes extienden un suave velo sobre nosotros, mitigando el calor de la jornada de hoy.
En este tramo del recorrido nos tropezamos con infinidad de preciosas flores, que con sus bellos colores,
van decorando y engalanando
el ritmo de nuestros pasos.
Sudando y jadeando, atravesamos perpetuos neveros
entre las ocres rocas
impregnadas por los retorcidos fósiles que colonizan estas piedras.
La vista se queda extasiada ante el entorno que forma el verde collado y la suave curva que dibuja en el cielo el Pico Jario
en el momento que coronamos los 1786 metros de la cima del vértice del Neón.
Tomamos rumbo en pequeño descenso hacia el collado, circulando en un ambiente suave, apacible y salvaje a la vez, 
mientras una sutil y delicada niebla, va adueñando e invadiendo este recóndito lugar.
Una mirada atrás para ver la totalidad del recorrido desde la salida del hayedo
y dar el último impulso
para alcanzar el Pico Jario y sus 1914 metros.
Hemos salvado unos 1000 metros de desnivel desde Soto, así que no pueden faltar unas cuantas fotos de las imponentes panorámicas que conectan los Valles de Sajambre,
los Macizos Central y especialmente el Occidental
y el Valle de Valdeón,
aunque las nubes impiden disfrutar al cien por cien de la belleza que atesoran estas tierras.
El Pico Samaya es testigo de nuestros "brazos en jarra"
cuando emprendemos el descenso por el sector de Valdelafuente  y Valle del Turégano
hacia los verdes prados de la Majada Llarella
perfilando la arista del Neón
y dejando a nuestra espalda la desgastada silueta del Pico Jario.
El refugio Llarella aparece como una joya en los límites del praderío y el hayedo,
sumergiéndonos por el rumoroso Arroyo Turégano
en el dificultoso escenario natural, que de nuevo nos propone, el magnífico hayedo.
El silencio, la quietud y la placidez se alían entorno a una buena cerveza con excelentes vistas en el Refugio de Vegabaño.
Después de una buena dosis de tranquilidad, iniciamos el regreso a Soto de Sajambre saboreando la imperturbabilidad de la pradera
que conforma este idílico lugar.
Ingresamos otra vez en el frondoso hayedo
respirando y percibiendo los nuevos matices
que el bosque va desgranando
e imaginándonos que en cualquier revuelta o rincón, puedan aparecer esos seres pequeños, invisibles y sobrenaturales llamados gnomos. 
En la última parte, el camino nos deja nuevos destellos florales
adornando con sus estupendos tonos,
el final de nuestra ruta.
La fresca y abundante fuente de Soto calma nuestra sed
mientras recorremos sus hermosas calles combinadas entre la modernidad
y lo tradicional, fruto de un pasado no muy lejano.
Un baño en el Embalse de La Agúera para recuperar el tono muscular, despide este hermoso Valle de Sajambre, con la esperanza de volver para conocer otro excelente lugar que como quien dice se nos quedo en el tintero.
El video de youtube en: PICO JARIO
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes virtuales.

2 comentarios:

  1. Un excelente escenario entre los frescos hayedos y las imponentes vistas del cordal recorrido, que os lleva a hacer cumbre en el impetuoso Jario, casi frente por frente de la imponente Peña Santa de Castilla.
    Espléndidas fotografías de un recorrido que no tiene desperdicio y del que, a través de tu crónica, se desprende que disfrutásteis totalmente.
    Un saludo de 'Ojolince y sra.'

    ResponderEliminar