CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

miércoles, 4 de septiembre de 2013

COSTA DE VIZCAYA

Si te gusta el verde, puedes recorrer la Costa de Vizcaya. Acompáñame pinchando en el "play".
Los días 28, 29, 30 y 31 de julio nos embarcamos en esta pequeña aventura por la Costa de Vizcaya. 
Dejamos atrás la comunidad Cántabra para entrar de lleno en un paraíso en estado puro y la primera localidad a visitar es el municipio de Zierbena, situado en el extremo occidental de la provincia, donde aprovechamos para darnos un baño en su magnífica Playa de la Arena.
Nos colamos literalmente en Bilbao capital para tropezarnos, primero con el símbolo del renacimiento de esta ciudad, el Museo Guggenheim
y segundo con la Universidad de Deusto fundada en 1886 por la Compañía de Jesús.
El Museo Guggenheim Bilbao es obra del arquitecto estadounidense Frank Gehry
y representa un magnífico ejemplo de la arquitectura mas vanguardista del siglo XX.
En su entorno destaca la escultura "Mamá", una araña realizada por la escultora Louise Borgoise y
"Puppy", hermoso perro floral de 12 metros de altura obra de Jeff Koons, sobre un fondo audaz e innovador perfectamente integrado en la trama urbana de Bilbao.
La Gran Vía de Don Diego Lopez de Haro nos conduce hasta el Casco Viejo para cruzar el Puente del Arenal y admirar el Teatro Arriaga.
Desfilamos por sus calles hasta llegar a la Catedral Gótica de Santiago de los siglos XIV y XV 
y la Iglesia de San Nicolás, barroca del año 1756.
Las aguas del río Nervión nos trasladan hasta 
el municipio de Portugalete y su Puente Colgante declarado Patrimonio de la Humanidad representando uno de los mayores logros de la ingeniería de finales del XIX, siendo el primer puente colgante-transbordador del mundo.
A 25 kms de Bilbao y enmarcado en un maravilloso entorno natural de la Costa Vasca nos encontramos Gorliz, y en su preciosa playa compartida con el municipio de Plentzia, podemos ver el Hospital y antiguo Sanatorio Marino.
Después de un caluroso baño en su hermosa playa, la tormenta que se formó en escasos minutos, nos dejo estupendas imágenes de la bahía.

La tranquila localidad de Armintza en el municipio de Lemoiz, cuenta con un pintoresco y pequeño puerto
y nuestra siguiente parada es la localidad de Bakio donde su playa es la mas extensa del territorio
rodeada de verdes montañas y grandes acantilados.
Mas verde todavía es la bella geografía que rodea 
a la Ermita de San Pelayo, situada entre Bakio y el Cabo de Machichaco, donde podemos saborear una de las escasas muestras del románico en Vizcaya.
El punto álgido de esta Costa Vasca y lugar incomparable es San Juan de Gaztelugatxe. Un peñón que se adentra en el mar desafiando la bravura del mar Cantabrico.
Sobre él la Ermita de San Juan  de Gaztelugatxe donde se guardan las ofrendas de los marinos que se han salvado de algún naufragio. 
Sus 231 escalones es un esfuerzo que merece la pena y el lugar no te va a dejar indiferente.
Unos pocos kms mas divisamos los faros de Machichaco.
En la ladera del Monte sollube a 122 metros de altura surge el Faro de Machichaco con una torre de 20 metros y un alcance de 30 millas naúticas, automático y con sirena de niebla.
Un poco mas abajo el Viejo Faro, escuela de "guardafaros" o "torreros" y donde se jubiló el último farero de Vizcaya.
Desde este lugar se puede divisar, tanto a oriente como a accidente, los insólitos acantilados del litoral vasco.
Llegamos a Bermeo traspasando su muralla por la Puerta de San Juan
y nos adentramos hasta la Iglesia de Santa María de la Asunción en estilo neoclásico, con dos torres en la que una de ellas es campanario.
Desde el  Ayuntamiento en la Plaza Sabino Arana
llegamos a la Torre Ercilla, situada en el Puerto Viejo, del siglo XV y actual Museo del Pescador.
El Puerto Deportivo refleja los 
hermosos colores de las fachadas que miran al mar.
Abandonamos Bermeo para colocarnos a la entrada de la Reserva de la Boisfera de Urdaibai con el Peñón de Ogoño al fondo y el entorno de la Ermita de Santa Catalina
en el municipio de Mundaka, conocida en el mundo del surf por su "ola izquierda"
Urdaibai es un paraíso en el que concurren probablemente, la mayor diversidad paisajística y ecológica de Euskadi.
Extensos arenales flanqueados por profundos bosques
y lugar de reposo e invernada de muchas especies de aves migratorias.
El Valle del río Oka forma una gran coctelera donde se funden y se mezclan el agua salada y el agua dulce,
dejándonos hermosas imágenes en este rincón de naturaleza y vida al aire libre.
En el corazón de la Reserva de Urdaibai encontramos el municipio de Guernika que representa como ninguna otra población, la historia del pueblo vasco y sus tradiciones.
Desde la Plaza de los Fueros y su Ayuntamiento 
ascendemos por una bonita escalinata hasta la Iglesia gótica de Santa María
y llegar hasta la reproducción del "Guernika" de Picasso, una copia a tamaño real hecha en cerámica de la grandiosa obra del autor malagueño.
El Parque de los Pueblos de Europa es un parque de gran belleza en el que podemos admirar las esculturas "Gran figura en un refugio" del escultor Henry Moore
y el "Monumento a la Paz" de Eduardo Chillida.
La Casa de Juntas actual sede del Gobierno Vasco
y el Árbol de Guernika, el símbolo mas universal de los vascos.
Rodeado de columnas encontramos el Tronco Viejo de este roble y su significado va perdurando y transmitiéndose de generación en generación el alma de Euskal Herria.
De la antigua tribuna que servía de asiento a las autoridades que presidían las Juntas,
pasamos a la actual Sala de Juntas, decorada con infinidad de obras pictóricas y galería de retratos, con varios carteles donde se recuerdan las fechas de la Jura de los Fueros de algunos Señores de Bizcaya.
La Sala de la Vidriera recoge graficamente el simbolismo del Árbol de Guernika como punto de encuentro de los distintos municipios de Vizcaya.
Lekeitio nos seduce en su casco viejo con bellas ermitas
y un paseo muy tranquilo por sus calles estrechas y empedradas que nos conducen 
a su imponente catedral.
Siempre mirando al mar, descubrimos el aroma de su pasado pesquero y entramos en el bullicioso puerto  
donde a un lado se muestra su fina playa de arena.
Todo llama a la tranquilidad en esta bella población de la Costa de Vizcaya.
Nuestra meta alcanza el municipio de Ondarroa que marca el límite de la Costa de Vizcaya con la costa Guipuzcoana.
Puerto pesquero y conservero,
su casco viejo es un lugar entrañable de sabor medieval y marinero
donde destacan hermosos edificios como el antiguo Ayuntamiento 
y la Iglesia de Santa María, construida sobre la roca en 1462.
En Ondarroa la serenidad juega un papel fundamental, con sus azules aguas
consigues el sosiego y la quietud de un estupendo baño en su concurrida playa.
El atardecer nos sorprende con el espectacular y marmóreo Castillo de Arteaga y su torre neogótica, construido en el siglo XIII y convertido actualmente en un lujoso hotel.
Hemos caminado por una extraordinaria riqueza que se puede ver, escuchar, oler, tocar y saborear en un derroche de sensaciones
cuya belleza va a quedar grabada en nuestra retina, en este paraíso natural que forma la Costa de Vizcaya.
El video de youtube en: COSTA DE VIZCAYA
Saludos de Lanchero a tod@s caminantes virtuales.

1 comentario:

  1. Una refrescante, a la par que ilustrativa y amena, entrada sobre ese pedacito de tierra vizcaína que tan bien habéis sabido saborear este verano.
    No tienen desperdicio las fotografías con las que ilustras tu crónica, desde hermosos paisajes, pasando por puertos y playas a escultura y arquitectura con la que nosnpones al corriente de todo lo que podemos visitar en las bellas poblaciones vascas.
    Muchas de ellas las hemos oído nombrar, visto en T.V. o hemos probado sus viandas como el bonito de Bermeo pero, tras leer tu crónica, nos hemos convencido de la necesidad de una visita donde aunar historia, arte, naturaleza y gastronomía. !Todo un lujazo!
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar