CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

jueves, 26 de septiembre de 2013

MARAÑA - PICO MEDIODIA

  A 24 kms de Riaño, por la carretera hacia el Puerto de Tarna, se encuentra el pueblo leonés de Maraña.
En esta ocasión vamos a recorrer un pequeño trozo de la vertiente meridional de la Cordillera Cantábrica, la sierra conocida como Picos de Mampodre, para realizar la ascensión hasta el Pico Mediodía de 2179 metros de altitud y que marca la separación natural entre los valles del Esla y del Porma.
Los datos de la ruta en: MARAÑA - PICO MEDIODIA
Existe algo curioso aquí en Mampodre y es la gran confusión toponómica a la hora de indicar los nombres de sus collados y cumbres, por lo que me remito a la denominación que utiliza el  Instituto Geográfico Nacional.
La salida de Maraña la hacemos en dirección este, dejando atrás el pueblo bajo la silueta de Peña Hoguera, con una temperatura idónea y bajo un cielo salpicado de suaves nubes.
El cuerpo nos pide excursión y caminata en ese afán de descubrir y escrutar todas las tierras por donde vamos pasando.
El camino es lo justo para nuestro tránsito hacia el monte de La Portillera y la Loma de Acebal que tras un pequeño repecho y varias revueltas 
nos plantamos en el impresionante Circo Glaciar de Mampodre, uno de los parajes mas bellos de la Cordillera Cantábrica.
Como de un edén o paraíso se tratara, irrumpen en nuestros pasos un numeroso grupo de caballos, siendo partícipes de la belleza salvaje que atesora este hermoso lugar.
Ellos se convierten en el único público de la zona, animando con sus miradas para  espolearnos y seguir 
nuestro camino, como dice la canción de Medina Azahara, para "respirar, descubrir el aire fresco y decirle a la mañana que somos libres como el viento".
Bajo la enorme y gigantesca Peña del Mediodía
se encuentra recostada, la tranquila y pequeña Laguna de Mampodre,
custodiada y vigilada por la lejana Peña Ten de 2142 metros y que desde esta perspectiva simula un gran cono volcánico.
Desde la laguna encaminamos nuestros pasos hacia la Collada y Majada de los Cosalines
obteniendo hermosos contrastes de los picos entre el azul cielo y el verde-amarillo de las praderas del collado.
Hasta ahora la ascensión ha sido sencilla pero se acaba el paseo y entramos de lleno sobre terrenos que se elevan fuertemente donde no existen referencias,  por sendas de trazado difuso
y buscando siempre el mejor y mas fácil itinerario para ir abriendo el camino.
Nacho y Turiel no ven clara la ruta pero desde estas alturas
divisamos perfectamente el Macizo Occidental de Picos de Europa, con Peña Santa de Castilla sobresaliendo hacia el cielo al norte
y los Picos Yordas y Espiguete hacia el este.
El Collado del Pedroso es un perfecto lugar para descansar 
e iniciar el ascenso al Pico Valjarto
rodeando el hermoso Valle de las Arenas
donde en el horizonte, descubrimos un numeroso grupo de rebecos
y donde tiene su origen la laguna y pequeño arroyo de las Arenas.
Topamos con el escenario rocoso y pétreo del Pico de Mediodía
mientras subimos por la divisoria de las dos vertientes disfrutando del hermoso paisaje que queda a nuestros pies.
Caminamos despacio dando un poderoso y último impulso hasta alcanzar 
el Pico Valjarto de 2038 metros de altitud, quedando patente las huellas del glaciarismo y donde podemos ver la mole del Pico Mediodía y justo detrás la doble cima del Mampodre, punto culminante de la sierra.
Dejamos constancia de nuestro paso por este escarpado lugar aprovechando para obtener
unas instantáneas del Comando Senderista de hoy
y con la máquina de fotos en la mano exploramos el pequeño pueblo de Maraña en el fondo del valle,
así como las impresionantes morrenas en valles labrados en la caliza con claro perfil en "U"  que se descuelgan hacia las zonas mas bajas de la vaguada.
Avanzamos por la arista en dirección oeste en un abismo granítico y tenaz
a través de profundas canales y frente a Peña Brava.
En algunos lugares las rocas afiladas parecen "acuchillarnos" por lo que debemos extremar todas las precauciones
y en algún momento tenemos que atenazarnos con las manos.
Ricardo nos va indicando el mejor lugar para seguir nuestra transición
no exenta de obstáculos y complicaciones en este virtual paisaje lunar.
Abajo en el fondo, luce la pequeña Laguna de Mampodre siguiendo toda nuestra trayectoria
en el ya cercano Pico Mediodía.
Comenzamos la verdadera ascensión aprovechando
los pequeños tramos herbosos,
 donde el esfuerzo comienza a sentirse
sobre todo en la planta de los pies, ya que los pequeños cantos y piedras intentan incrustarse sobre nuestras botas.
Un poco de sacrificio y logramos alcanzar los 2179 metros del Pico Mediodía
donde descubrimos el pequeño buzón que el Grupo de Montaña "Virgen del Otero" de Pola de Laviana ha colocado en esta cima.
El espectáculo desfila por nuestras retinas impregnándonos de hermosos horizontes como el del Embalse del Porma,
Picos Cervunal, Salamanquino y Mampodre,
zona del Puerto de San Isidro,
Valle de Riosol  y  Sierra de Mongayo,
Picos de Europa
y toda la vertiente hacia Riaño.
Desde lo mas alto de este Pico Mediodía
Comando Senderista vuelve a rendir homenaje a nuestro compañero desaparecido en las cumbres del Hidden Peak en el Karakorum paquistaní.
"Alvaro estamos muy cerca de ti y siempre te llevaremos en nuestros corazones"
Después de este pequeño homenaje y de disfrutar de las hermosas vistas
dejamos la cimas de los Mampodres
y comenzamos a descender
frente a Peña Brava
donde algún despistado rebeco busca cobijo ante nuestra presencia.
La bajada la vamos a efectuar entre los Picos Mediodía y Valjarto hacia la Laguna de Mampodre, por lo que aguardamos en "boxes" y preparamos el descenso.
Iniciamos los primeros compases "con el freno de mano hechado",  utilizando las zonas de hierba
con mucha precaución debido al gran desnivel,
para acelerar por la fantástica pedrera
y desatar todo un cúmulo de emociones y sensaciones nuevas.
Esta pedrera es ideal para descender, ya que el manto de piedras es suficiente para no friccionar con el suelo duro, proporcionándonos una mayor comodidad durante el descenso.
Descansamos un momento 
para liberarnos de los pequeños guijarros que han logrado introducirse en el interior de las botas
y de nuevo incrementamos la velocidad
para efectuar un magnífico e interesante descenso.
Tras la tempestad llega la calma y el nivel de pulsaciones de nuestro corazón se relaja, descubriendo en nuestras espaldas una bella escenografía
decorada por la serenidad relajante que nos inspira el maravilloso Circo Glaciar del Mampodre.
Nos acercamos a la hermosa laguna
y la rodeamos entre preciosos destellos del sol en sus aguas
continuando por las ocres praderas que marcan esta época del año.
Bajo este brillante cielo
en la Reguera de Mampodre, una pequeña Rana de San Anton se cruza en nuestro rumbo
y donde la recién estrenada estación otoñal nos muestra sus productos de temporada.
Con los pies literalmente "trillados" nos vamos acercando 
hasta nuestro punto de partida, el pequeño pueblo de Maraña.
Nos trasladamos hasta la localidad de Lario, en concreto al Restaurante La Era, donde damos buena cuenta de una poderosa ensalada de garbanzos, un tierno redondo de ternera y unas natillas caseras.
La función de hoy termina en el coqueto hórreo de Lario, después de una buena jornada montañera por el Macizo de Mampodre
 donde los colores de los arboles nos indican que el verano a terminado y el otoño se instala para nuestras próximas rutas.
El video en: MARAÑA - PICO MEDIODIA
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.
Maraña, 24 de septiembre de 2013.

4 comentarios:

  1. no hubo baño?? os estáis haciendo mayores... jejeje

    ResponderEliminar
  2. Hola Rober.
    Si que hubo baño pero las imágenes no fueron captadas por nuestras cámaras fotográficas. Un relajador chapuzón en el arroyo maraña para entonar nuestros sufridos músculos.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa jornada con el comando, salio otro dia perfecto!!!

    ResponderEliminar
  4. Os ha salido una jornada montañera redonda. Y no precisamente por el círculo cerrado durante vuestro recorrido sino porque, según nos explicas, ha estado marcada por un día espléndido con sol y buenas temperaturas, un entorno tranquilo y de gran belleza y un excelente estado de forma que os ha llevado a superar todos los pedregosos obstáculos de esta jornada para concluir con un merecido y suculento almuerzo en unos de los bellos pueblos de la comarca de Burón.
    Si ha sido este domingo 22 cuando habéis realizado vuestra ruta, casi podríamos habernos distinguido una vez alcanzadas nuestras respectivas cumbres pues 'Ojolince y Sra.' estuvimos recorriendo la cuerda del Parme e hicimos los picos Pozúa y Parme, desde donde se veían bien los Mampodres.
    Un saludo a todo el Comando Senderista.

    ResponderEliminar