CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

martes, 8 de octubre de 2013

ESPIGÜETE

Llegar a Fuentes Carrionas desde Valladolid, supone una buena madrugada y 180 kms por recorrer. El día 7 de octubre de 2013, después de tomar un buen café en la localidad palentina de Velilla del Río Carrión, nos plantamos en el aparcamiento de mazobres, situado a 1345 metros de altitud, entre los kms 2 y 3 de la carretera que discurre entre las localidades de Cardaño de Abajo y Cardaño de Arriba para acometer la ascensión al Espigüete, de 2451 metros y visitar la hermosa Cascada de Mazobre, totalizando una distancia de 12,5 kms.
Todos los datos en: ESPIGÜETE
Comenzamos a caminar por la pista que sale del mismo aparcamiento (1ª imagen) y en progresivo ascenso nos vamos introduciendo por el pequeño valle del Arroyo Mazobre.
La noche en estos parajes ha sido fría, por lo que el termómetro nos regalaba una temperatura de  -1º, aunque, entre el sol y el camino que se eleva, vamos entonando nuestros músculos.
El "Chino", por si acaso, prueba el "kit" de supervivencia en la zona de avituallamiento. 
Remontando el valle, surge a la izquierda una traza de camino señalizado con un hito de piedra que aborda el contrafuerte noreste entre piorno y matojo,
descubriendo varias cabezas de ganado que pastan tranquilamente a esta hora de la mañana.
Alcanzamos un fresco abrevadero
en un hermoso rellano donde aparece el Refugio de Mazobre.
Tras inspeccionar el lugar hacemos una primera parada,
admirando los frutos otoñales que ofrecen sus alrededores. 
Un solitario ternero observa nuestra transición
en el momento que tomamos rumbo norte hacia el imponente y colosal circo del Espigüete, siguiendo la infinita hilera de mojones de piedra que se despliega ladera arriba a través de una senda tosca y ruda.
En la subida, intentamos buscar la mejor zona y la senda mas evidente
y de cuando en cuando hechamos un vistazo 
para explorar las Agujas de Cardaño, el Pico Tres Provincias y Peña Prieta,
así como, el Pico Murcia que sobresale en lo mas alto desde el fondo del valle en la Majada de Mazobre.
Enfilamos hacia el cielo con hermosos destellos
alcanzando la divisoria que separa las dos vertientes, donde surge el "Faro de Fuentes Carrionas", el oscuro y altivo Curavacas que se asoma a nuestro caminar con sus 2524 metros.
Hacia el este se despliega elegante, el Embalse de Camporredondo
y en el horizonte nos deleitamos con un hermoso mar de nubes.
Es el momento de hacer otra pequeña parada para que Alfredo, con su mapa analógico, ponga nombre a los picos mas altos que desde esta plaza observamos.
Cabalgamos por la arista muy definida hacia el oeste ganando mas altura hacia cotas secundarias
con tramos muy aéreos, cruzando muchas y pequeñas cimas como si de un rosario se tratase.
Vamos haciendo altos en el camino para curiosear
los relajantes brillos que Camporredondo nos ofrece,
la central de Velilla del Río Carrión que asemeja una gran locomotora de vapor por el fondo del valle
y la curiosa combinación de colores que las rocas nos ofrecen en estas alturas.
Nos relajamos tirando unas fotos
y a golpe de prismáticos
alcanzamos los Picos de Europa
y la mole del Curavacas entre chistes y risas.
Las condiciones de humedad y temperatura del aire permiten a los aviones trazar sobre el firmamento infinitas y bellas estelas que cruzan sobre nosotros durante todo el recorrido.
Tramos aéreos que dibujan panorámicas de gran belleza 
y donde podemos definir bien diferenciados los tres mácizos de Picos de Europa, el Mácizo Oriental o de Ándara,
el Mácizo Central o de los Urrieles
y el Mácizo Occidental o Cornión.
Nuestros ojos aprecian el encanto natural que nos rodea
sin olvidar los tramos peligrosos de destrepe donde estamos obligados a tomar todo tipo de precauciones.
El ritmo de ascensión se alterna con tramos horizontales
y tramos con bastante elevación donde parecemos pequeñas hormiguitas sobre el enorme peñasco.
El entorno, a vista de pájaro, trasmite una inmutable placidez y nos motiva para seguir
caminando y descubriendo nuevas vistas sobre Picos
y los hermosos alrededores del Embalse de Riaño.
Por fin alcanzamos el Espigüete con nuestra mirada. Solamente tenemos que vadear la arista,
aunque en algún tramo la progresión es difícil y tenemos que actuar con bastante cuidado,
mientras en las hendiduras de las rocas, las pequeñas plantas, pugnan por ganar protagonismo para hacerse con un sitio en este relato.

Desde el este
nos vamos acercando a nuestra meta, por donde numerosas placas nos recuerdan los muchos fallecido en estas míticas tierras.
Alcanzamos los 2451 metros de la cima del Espigüete donde ondea el vértice geodésico y una cruz de hierro.
Saboreamos la cima para después rendir nuestro pequeño y emotivo homenaje a nuestro compañero Alvaro desaparecido en el Karakorum pakistaní.
"Alvaro estamos un poco mas cerca de Tí y siempre te llevaremos en nuestros corazones"
Preparamos nuestra mirada para desfilar por el entorno de este Espigüete
alcanzando bellos horizontes
por los cuatro puntos cardinales.

El sol de mediodía ilumina nuestra marcha, abandonando la hermosa elevación
para realizar el descenso por el corredor norte
a través de una pedrera muy inclinada.
En la bajada encontramos restos de nieve que han logrado sobrevivir a los rigores del calor del verano 
mientras en alguna zona tenemos que trabajar con pies y manos para salvar algún pindio desnivel de difícil andadura.
Un mar de roca nos abraza durante largo tiempo en el descenso
en el que encontramos numerosas simas, fisgoneando con cuidado sus soportaladas entradas.
Nos descolgamos literalmente por preciosas calles amuralladas que desembocan
en el gran espectáculo que la naturaleza nos ofrece, descubriendo un escenario con estos bellos protagonistas.
Belleza a raudales
en el precioso anfiteatro
que forma la sensacional Cascada de Mazobre.
El Arroyo de la Majada Cimera o Arroyo de Mazobre, forma un adorable salto de agua
creando un hermoso paisaje de gran belleza.
El calor aprieta y nada mejor que una buena ducha para mitigarlo, además de masaje y recuperación de nuestros músculos en este "spa" natural.
Un baño recuperador en este mágico lugar, para ir terminando nuestra ruta de hoy
por el Camino de los Chozos, en el fondo de un precioso valle
que nos conduce irremediablemente al atardecer,
por las sombras que proyecta este colosal pico Espigüete
hasta el aparcamiento donde salimos esta mañana.
Saludos de COMANDO SENDERISTA para todos nuestros seguidores.
Hasta la próxima. Os dejo con un pequeño video del recorrido: ESPIGÜETE 

3 comentarios:

  1. Gracias Lanchero por el reportaje, bonitas fotos. Espero subir al Espigüete en breve, antes de que comiencen las nevadas y se haga más difícil. Por cierto, encontré tu blog por casualidad y por sorpresa resulta que te conozco de vista, yo soy de Tordesillas. También tengo una web donde publico todas las rutas que vamos haciendo. Un saludo y hasta la próxima.
    Te pongo el enlace a mi web:
    http://www.planetazul.es

    ResponderEliminar
  2. Colosal Espigüete como colosal resulta vuestra ascensión, descenso y recorrido de su crestería.
    Da gusto seguiros paso a paso mientras combinas la ruta con las impresionantes panorámicas con alcance de, no sólo M. Palentina, sino M. Leonesa y Picos de Europa; sin descuidar el compromiso de todo buen naturalista con la flora del lugar.
    !Una auténtica maravilla en imágenes!
    El baño en la cascada de Mazobre seguro que fue el mejor premio que podíais obtener tras culminar la aventura.
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar
  3. Por si fuera interesante o de utilidad para ese Grupo o para sus afiliados, tengo publicado el siguiente blog:
    http://plantararboles.blogspot.com
    Se trata de una manual breve y sencillo para que los amantes del monte y del campo podamos reforestar, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan las plantas nativas de nuestra propia comarca.

    Salud,
    Jose Luis Saez Saez

    ResponderEliminar