CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

sábado, 14 de junio de 2014

VÍA FÉRREA "LA FREGENEDA-BARCA D´ALVA"

El trazado de la línea férrea La Fuente de San Esteban - La Fregeneda - Barca d´Alva, recorre las tierras del centro y del occidente de la provincia de Salamanca hasta salvar la frontera con Portugal. Nosotros nos centramos en el tramo comprendido entre la Estación de Valdenoguera en el municipio de La Fregeneda para acabar en el municipio portugués de Barca d´Alva. NOTA: En el paso por los túneles y sobre todo los puentes, hay que extremar todas las precauciones, siendo mucho mas peligrosos en días de viento y lluvia. Pincha en "play" para comenzar.
Desde La Fregeneda nos trasladamos hasta la abandonada y vieja Estación de Valdenoguera consultando el mapa y todos los datos en: VÍA FÉRREA DE LA FREGENEDA
Es 11 de junio de 2014 y el calor aprieta a primera hora de la mañana en lo que queda de la desamparada Estación de Valdenoguera, donde empieza la mayor dificultad del trazado de la vía férrea, para salvar el desnivel existente entre los 483 metros de altitud en los que nos encontramos y los 155 metros de Barca d´Alva.
Nos montamos sobre sus oxidadas vías que fueron inauguradas el 8 de diciembre de 1887, cerrándolas definitivamente RENFE por su baja rentabilidad tras casi un siglo de servicio el 1 de enero de 1985.
El primer túnel, denominado el de la Carretera, es el mas largo con 1800 metros de recorrido en una perfecta recta en la que vemos al final el pequeño punto de luz de la salida. Ni que decir tiene que para cruzarlo debemos usar linternas y circular con mucha precaución.
Una vez traspasado, la luz vuelve a invadirnos y nos sumerge sobre el precioso valle del Arroyo Pingallo y barranco del río Morgáez.
El trazado de la Vía de la Fregeneda es uno de los mas atrevidos de toda Europa, unicamente comparable al famoso trazado del ferrocarril de Lötchberg en los Alpes suizos.
Continuamos nuestro viaje hasta el segundo túnel, que resulta ridículo en comparación con el primero.
Seguimos transitando entre piedra, madera y hierro en línea perpendicular a Portugal
hasta llegar al tercer túnel donde las vías dan un giro de 90º hacia el oeste. Al irnos incorporando notaremos un desagradable olor que se va mezclando con el rumor, que poco a poco se va intensificando, mientra pisamos los montones de heces de la abundante colonia de murciélagos que lo habita. Toda una aventura este tercer túnel.
Respiramos a la salida oteando las vertientes por las que circula el río Águeda.
Un poco mas adelante abordamos el Puente Mogardo, de estilo Eiffel y de respetable altura, extremando siempre todas las precauciones al cruzarlo, pues lleva en desuso casi treinta años.
Los Arribes del río Águeda  muestran su hermosura, delimitando con sus aguas la línea fronteriza entre España y Portugal entre los viejos hierros
apoyados por varios pilares de granito.
El túnel número cuatro se monta literalmente sobre el Puente del  Poyo Rubio empalmado a la salida del túnel
destacando por su espectacularidad al ir descubriendo un mundo fantástico de cañones y gargantas por las que bajan las limpias aguas del Águeda.
Pequeños descansos para observar todos los rincones
que la vía va dejando a su paso en busca de tierras portuguesas.
Como hormigas, en este vasto y magistral escenario,
seguimos el juego por el "camino de hierro" en busca de nuevos túneles, encontrando en uno de ellos una abertura hacia el exterior en su lado izquierdo
que nos vuelve a introducir en la belleza del tranquilo e imperturbable Cañón del Águeda.
No dejamos pasar la ocasión para dejar nuestros pasos clavados en este fenomenal y magnífico lugar.
El juego continua entre la luz y la oscuridad
alcanzando el Puente de la Curva, con las traviesas de maderas medio quemadas por la acción de algún incendio
y soportados por tres tramos rectos que van cambiando de dirección.
A medida que avanza el día el calor va aumentando y utilizamos los túneles como medios de refrigeración, notando una agradable brisa en su interior.
Entre grandes peñascos horadados en el terreno,
el peralte de la vía nos conduce 
por un gratificante micro-clima en el que crecen almendros
y diferentes especies vegetales.
El espléndido trazado surca rincones de ensueño
y nos deja imágenes de fuertes contrastes entre radiantes contraluces.
Con equilibrio y cautela vadeamos algún peligroso puente en el que solo queda el hierro de las vías.
A modo de mirador continuo sobre los Arribes del Águeda
nos vamos intercalando sobre un clima mediterráneo, donde brotan y crecen elegantes y espectaculares cactus y chumberas
que abruman con sus coloridas flores.
Habiendo perdido la cuenta, franqueamos el enésimo puente
mitad piedra y mitad acero, salvando con su esbelta figura los diferentes arroyos que desaguan al río Águeda.
Algunos túneles en muy buen estado
conectan con derruidas instalaciones de mantenimiento al lado de la vía.
Una vez cruzado el Pontón de Cegaviño, accedemos al Puente del Arroyo del Lugar asidos al pasamanos para ganar en seguridad
ante su colosal altura de casi 60 metros.
Entre encinas, carrascas y chumberas surgen pequeños refugios desperdigados por las laderas
mientras el calor y la continua rectificación de nuestros pasos sobre las traviesas va haciendo mella y aumentando nuestro cansancio, ya que los senderos a ambos lados de la vía han ido desapareciendo.
Un nuevo puente, el de los Poyos,
para tomar una bella imagen y darnos cuenta que el río Águeda ha engordado su cauce y empieza a ser un río con "empaque". 
"De puente
a puente y sigo porque me lleva la corriente" hasta salvar el pequeño arroyo que se desploma entre las laderas de Zambuyo y la Calzada Vieja.
Seguimos por ambientes diáfanos entre exuberante vegetación, a caballo entre la luz 
y la oscuridad
que nos transporta por la fértil vega portuguesa al otro lado de las aguas del río.
Sobrepasamos chumberas,
refugios y apriscos para el ganado, bajo las serenas elevaciones del Alto de las Almas,
intercalándonos entre el hierro y el agua, auténticos conductores en la ruta senderista de hoy.
Se huele la cercanía al Duero por el ensanchamiento del cauce de este Águeda,
que le hemos visto crecer a lo largo de nuestros pasos
y que nos va dejando grandes detalles de madurez y hermosura.
El penúltimo puente cruza el Arroyo de las Almas
y bien organizados llegamos hasta 
el último túnel denominado Túnel del Muelle
que nos deposita
en el Puente Internacional que comunica España con Portugal
desde donde se contempla una maravillosa vista de las instalaciones del muelle fluvial de Vega Terrón
y la emblemática confluencia del río Águeda en el Duero.
De nuevo, el COMANDO SENDERISTA se hace internacional
llegando a las antigüas instalaciones
de la Estación Ferroviaria Portuguesa de Barca d´Alva
al lado del Duero que enfila hacia su desembocadura atlántica en la ciudad de Oporto.
Después de calmar nuestra sed regresamos a España
para buscar una pequeña playa en aguas del río Águeda, junto al muelle fluvial de Vega Terrón
y los puentes internacionales, disfrutando de un merecido y reparador baño.

Damos las gracias a Raul y Eduardo por desplazarse hasta la localidad de La Fregeneda para recoger el coche que habíamos dejado esta mañana.
La Vía verde de la Fregeneda sigue siendo, todavía hoy, un alarde en materia de obras públicas ya que en menos de 17 kms, mediante 13 puentes metálicos tipo Eiffel y la sucesión de 20 túneles, consigue solucionar un descenso de cerca de 300 metros, entre la Estación de Valdenoguera y la confluencia del río Águeda en el Duero, constituyendo una obra maestra de la ingeniería del siglo XIX.
Saludos de COMANDO SENDERISTA para tod@s caminantes.
El video de la ruta en: VÍA FÉRREA "LA FREGENEDA-BARCA D´ALVA"

8 comentarios:

  1. eduperfer@hotmail.com15 de junio de 2014, 22:56

    Curiosamente este trayecto está declarado Bien de Interés Cultural. Por un lado este título lo protege de posibles planes de convertirlo en vía verde y su destrucción como vía que lleva vida. Pero por otro lado, las administraciones no invierten en su conservación y mantenimiento, por lo que ha sido la sociedad civil la que se ha organizado para su recuperación, realizando un trabajo titánico y rehabilitando poco a poco sus puentes. Más información: http://www.todaviasostenible.org/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Eduardo por toda esa información. Recibe un afectuoso saludo desde COMANDO SENDERISTA.

    ResponderEliminar
  3. Seguimos paso a paso con el Comando Senderista de hoy la vía férrea que nos asoma a los más hermosos balcones y mejores panorámicas del río Águeda como frontera natural con nuestros vecinos portugueses.
    Las imágenes no pueden desprender y transmitir mejores sensaciones.. de altura y vértigo, de tonalidades y contrastes, de confluencia de cielo, tierra y agua... Una maravila, Lanchero.
    'Ojolince y Sra.' nos hemos incorporado en esta ruta al Comando Senderista. Eso sí, dejamos el baño para otra ocasión.
    Un saludo de desde Pucela a ti y a todo el Comando.

    ResponderEliminar
  4. Excelentemente explicado y buenas fotos enhorabuena COMANDO!!!!

    ResponderEliminar
  5. Muy buen reportaje, me sabrias decir si hay alguna parada de taxi en barca de alva? Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo esa informacion. Dos compañeros nuestros subieron corriendo hasta la Estacion de Valdenoguera para recoger los coches y bajar a buscarnos. Un saludo davixuelo.

      Eliminar
  6. Muy buen reportaje, me sabrias decir si hay alguna parada de taxi en barca de alva? Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  7. Belissima ruta de los tuneles...los governos de Portugal y España deveriam de hacer la restauracíon de las puentes e coloca-las como esta la Puente Intercional para que una persona posa passar sin probelmas principalmente aquela puente que no tien las vias laterais.

    ResponderEliminar