CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

martes, 7 de octubre de 2014

PEÑA TEN

En esta ocasión vamos a conocer los límites de las provincias de León y Asturias en la ascensión al pico Peña Ten, en una travesía circular con origen y final en la zona recreativa de Los Carbellares, a unos dos kms del pueblo leonés de La Uña, perteneciente al municipio de Acebedo en dirección al Puerto de Tarna. Pincha en "play" y comenzamos.
Es 2 de octubre de 2014 y el mapa de seguimiento y todos los datos de la ruta los podeís visionar en: PEÑA TEN
Después de los últimos preparativos y desayunar unas buenas "pulgas" de tortilla, torreznos y chorizo, cruzamos el Arroyo Riosol por la carretera para internarnos en la fresca y fértil vega donde abunda una importante cabaña de ganado vacuno.
Nos acercamos hasta lo que queda de la Ermita de San Miguel, una pequeña construcción recuperada en el marco del programa de Voluntariado Ambiental de Espacios Naturales, emplazada en la confluencia del río Riosol con el río Esla y adscrita al pueblo de La Uña.
Caminamos hacia el norte por la ladera de Carrizales en busca de un pequeño puente de madera
para cruzar las principiantes aguas del río Esla que nacen un poco mas arriba en pleno Valle de Valdosín en la Fuente Naranco.
Nos subimos al PR LE-20 "Camino de Ventaniella" decorado con húmedas "telas de araña",
dejando impregnados nuestros pasos
frente a la imponente Peña del Castiello que luce sus altivos 1352 metros y que tras bordearla,
el Esla nos ameniza y entretiene con un espectáculo y demostración de enorme belleza 
que embarga todos nuestros sentidos.
En el Valle de Valdosín
abandonamos el Camino de Ventaniella hacia la derecha
para remontar el Arroyo de las Corvas hasta la Majada de Lario, donde cogemos fuerzas para 
progresar y superar las laderas de El Cantil,
obteniendo grandiosas vistas del valle, que cierran los picos Mampodres.
Nuestra avanzadilla va buscando el mejor acceso por la gran mole de la cara sur del Peña Ten por la zona de Las Pedrices
encontrando una lengua herbosa de fácil acomodo y donde somos asaltados 
por este mágnifico ejemplar de serpiente.
Continuamos nuestro ritmo de ascenso
por este dorado callejón con fenomenales vistas de la zona norte de la provincia leonesa, compensando el fuerte desnivel que vamos salvando
hasta llegar a una pequeña collada situada a 1873 metros.
Como si de un volcán se tratara, seguimos elevándonos y trepando por la hermosa arista suroeste en su largo tramo final
donde el incansable "Siro" nos va marcando el camino
al mismo tiempo que no pierde el contacto con ninguna de las unidades que forma el Comando Senderista de hoy.
Aparece a nuestra izquierda el asturiano Pileñes con sus 2019 metros
y alcanzamos la divisoria entre León y Asturias abajo en el Puerto de Ventaniella, entre un océano de bellas montañas.
Un vistazo atrás del camino consumido y próximos a la cima
nos deleitamos con los hermosos parajes, a vista de pájaro, de la Hondonada asturiana,
y la Cordillera Cantábrica en el horizonte.
Esta cumbre de Peña Ten con sus 2140 metros, ofrece en días despejados como hoy 
espectaculares panorámicas de gran sutileza culminado y representado por los sensacionales 
y grandiosos Picos de Europa que se asoman a este maravilloso balcón.
Descansamos
y oteamos desde lo mas alto
algún rebeco despistado en busca de alguna hembra para aparearse.
Recordamos y homenajeamos a nuestro compañero Alvaro Paredes Izquierdo, desaparecido en la Expedición Hidden-Peak G1 2013 en Pakistan, después de haber alcanzado sus 8068 metros. "Alvaro, siempre en nuestros corazones".
Una vez alcanzado el extensísimo territorio que desde aquí se domina en un pase por donde desfilan El Cornión, Urrielles, Espigüete, Yordas, Mampodres y Peña Ubiña, abandonamos este agreste lugar por el Vallejón de Peña Ten hacia el norte
cruzando el límite hacia Asturias
en un sensacional paseo entre montañas
y casi tocando el cielo.
Hacia adelante nos espera La Vegadona
quedando atrás la cima culminante de Peña Ten.
Un vistazo para elegir el mejor tramo de bajada, ya que no hay una opción fija y señalizada,
decidiéndonos casi al final de la crestería por una pedriza salvaje
entre pequeñas y enormes rocas, con sumo cuidado y extremando todas las precauciones
bajo un espectacular cielo
conectado con las frescas y verdes praderas que conforman La Hondonada.
"Siro" nos guía en busca del 
pequeño sendero por el praderío 
con hermosas vistas a nuestras espaldas de Peña Ten.
Se desata un pequeño "encierro" entre el toro que marca su territorio y nosotros que pretendemos pasar por sus inmediaciones.
Toreado el problema, engranamos y enlazamos con el Puerto de la Fonfría entrando de nuevo en la provincia de León
por un camino que se asoma al Arroyo Carcedo.
La ruta está siendo larga y paramos a descansar 
aunque el inagotable e infatigable "Siro" no está por la labor.
Las aguas del Carcedo nos conducen por un verde valle
hasta la Hoya de Bordecazo, cruzando un refugio de ganado de nueva construcción
y donde aparecen infinidad de hermosas "macrolepiotas"
entre diferentes variedades micológicas.
Un pequeño puente nos cambia a la otra margen del río
y nos introduce en un pequeño y maravilloso bosque
con infinidad de productos otoñales y típicos colores de la época.
Nada mas salir de este reducido bosque encontramos una fuente 
con voluminoso caudal que calma nuestra sed
encaminándonos hacia la majada Campos de María en dirección hacia el pueblo de Polvoredo, aunque nosotros tomamos dirección suroeste en busca de La Uña.
En el hermoso pastizal. que se despliega por el Valle de Valagar, nos combinamos con el numeroso ganado
y en un cómodo descenso por una pista, descubrimos y escudriñamos en el fondo del valle el pueblo de La Uña.
Ya en el pueblo, el río Esla exhibe y exterioriza su enérgica e impetuosa belleza
mientras jugamos en alguna de las muchas fuentes de La Uña.
Su iglesia marca el camino asfaltado de la carretera 
que nos llevará en un kilómetro hasta la Fuente Turriente, a los pies de la Peña Torbenera.
Quizá nos ha llevado mucho tiempo esta hermosa ruta que hemos disfrutado al cien por cien, pero ha llegado la hora de recoger trastos y tomar el camino de vuelta hacia Valladolid y con un montón de agujetas abandonamos estas legendarias tierras donde el río Esla comienza a dar sus primeros pasos.
Lo de abandonar es un decir, porque seguro que volveremos a visitar estas viejas trochas y verdes prados no de esta ruta, sino en otras cercanas en estos prodigiosos parajes.          El día languidece y el atardecer nos tiñe de azules "cobaltos" dando por terminada esta maravillosa travesía.
Saludos de "COMANDO SENDERISTA" a tod@s caminantes.
El video de la ruta en: PEÑA TEN

No hay comentarios:

Publicar un comentario