CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

sábado, 26 de septiembre de 2015

LAGUNA DE LAS VERDES

Alguna vez habeís estado en Babia? Pues aquí teneís vuestra oportunidad, ya que el 23 de septiembre de 2015 muy de madrugada, partimos desde Valladolid hacia la hermosa comarca leonesa de Babia, en concreto hasta el pequeño pueblo de Torre de Babia, perteneciente al municipio de Cabrillanes en busca de la Laguna de las Verdes. Pincha el "play" y comenzamos.
En pleno valle del Arroyo de Torre se asienta el bello y coqueto pueblecito de Torre de Babia y desde su Iglesia Parroquial de San Roque comenzamos nuestros primeros pasos
por la Calle la Villa hasta topar con la pequeña ermita y la fuente, donde encontramos un cartel de información del recorrido.
El pueblo se encuentra en la cota de los 1300 metros para ascender hasta los 1740 de la Laguna de las Verdes por un desnivel muy llevadero y totalizando unos 12,5 kms. Los datos y el mapa de la ruta en: LAGUNA DE LAS VERDES
"Marzo y septiembre son como hermanos, uno dice adiós al invierno y otro al verano". Aprovechamos este día soleado del equinoccio de otoño saliendo de Torre de Babia por las faldas de la Cuesta de Sotorre y Peña Escrita
entre la belleza y la quietud que representan las pequeñas praderas por donde pastan el numeroso ganado equino
y vacuno del lugar.
El paseo se llena del rumor del Arroyo de Torre y se acentúa 
entre los frescos endrinos
y los vivos matices y tonos del colorido escaramujo.
Tras terminar la pista de hormigón podemos refrescarnos en las inmediaciones de la Fuente la Portiecha,
 donde se abre el atractivo y excelente Valle de La Bárcena.
Una vistazo atrás para no descuidar la bella vaguada por donde hemos subido y por donde discurre el Arroyo de Torre,
y con la mirada al frente seguimos consumiendo camino para desviarnos a la izquierda enmarcados bajo los 2087 metros de La Cervata.
Atravesamos desmoronados apriscos que resaltan
entre los espléndidos y lozanos pastizales del valle, donde las bandas de matorral y las áreas de pasto 
sirven de comida a estas estupendas merinas
que coinciden y concurren en nuestra travesía.
La serenidad y la tranquilidad del valle se fractura entre el tintineo de las esquilas de este numeroso rebaño,
pudiendo alcanzar en la lejanía los suaves y delicados murmullos de varias cascadas que se precipitan por él.
Seguimos ascendiendo bajo dosmiles, entre las nubes que desdibujan la Peña Chana al fondo
y las abruptas laderas que culminan en los 2180 metros del Montihuero,
alcanzando en poco tiempo los alrededores de la majada donde se asientan los Refugios de las Verdes.
Desde la majada y hacia el oeste, nos fijamos en los postes de madera que nos irán conduciendo
por un pedregal lleno de color
para lograr llegar a una hermosa collada situada a 1727 metros
donde los hitos de piedra nos canalizan
hacia el espectacular circo glaciar en la que se encuentra y asienta la Laguna de las Verdes.
Incidimos y saltamos la zona de Los Meandros donde el agua juguetea entre la hierba, en un precioso lugar inundado de frescura y musicalidad.
Del último y pequeño repecho nos informa
Jandri, que encuadrado en la Peña los Años,
nos advierte de la llegada a la Laguna de los Verdes a los pies de la Aguja de las Coloradas y ensombrecida, que lástima, por la penumbra proyectada por la enorme mole del Montihuero.
Bajo el canchal que se desploma entre La Espadaña y Las Coloradas, nos deleitamos con las hermosas tonalidades que nos muestra la laguna,
descubriendo su intimidad
mientras rodeamos su contorno
y recordamos a nuestro compañero de trabajo Álvaro Paredes, desaparecido en la Expedición Hidden Peak-G1 2013 en Pakistan. "Alvaro siempre en nuestros corazones"
Abandonamos la Laguna de las Verdes en dirección noreste hacia El Chabuezo y Cueña Cuetalbo, (este tramo no está señalizado pero es muy intuitivo),
con Las Coloradas a nuestra espalda
y siguiendo la marcada vereda que deja el ganado.
A los pies de los 1976 metros del Chabuezo
se exhiben los animados colores de diferentes flores que surgen entre las rocas
y la cantidad de florecillas que pueblan el praderío.
El sendero cruza la ladera
hasta conseguir tocar la pequeña y maravillosa Laguna Chabuezo,
aprovechando para tomar varias fotografías
y conquistar este hermoso rincón repleto de belleza y armonía.
El pacífico y apacible paisaje 
se retuerce en las cumbres de La Cervata
exprimiendo el desagüe de la Laguna Chabuezo en una preciosa cascada.
La ruta ahora desciende impetuosa por la margen izquierda de dicha cascada, hacia la profundidad del valle,
donde oteamos el numeroso rebaño de esta mañana,
para alcanzar el camino que baja del Collado de Veiga Redonda.
Seguimos descolgándonos por el camino entre las bellas estampas que nos acechan 
en el momento que vadeamos la estrepitosa y cantarina Cascada de Treméu
que aparece y desaparece entre la abundante vegetación.
Cruzado el puente que salva el Arroyo de Torre,
transitamos por los frescos y verdes prados delimitados por largos muros de piedra,
dejando atrás uno de los agostaderos mas importante de la trashumancia en la comarca de Babia.
El otoño va vistiendo y dejando sus primeras pinceladas por todo el valle
en el momento que alcanzamos con la mirada las casas y pizarras de Torre de Babia.
La caricia del verde se vuelve a sentir al pasear sin prisa
por su centenaria Torre, atrapada entre los árboles,
y calle arriba y calle abajo
llegamos de nuevo hasta la Iglesia de San Roque donde terminamos este espléndido itinerario y afirmando que verdaderamente hemos "estado en Babia".
En Villafeliz de Babia recuperamos fuerzas alrededor de un buen cocido, entre anécdotas y chascarrillos, para terminar la jornada
visitando a nuestro compañero "Flecha" que se recupera de una fuerte lesión.
Muchas gracias por ese fabuloso postre y café en tu compañía, deseándote por parte de todo el Comando Senderista una pronta recuperación.
Terminamos con el precioso atardecer de regreso a Pucela.
Un resumen de la ruta en vídeo: LAGUNA DE LAS VERDES
Hasta una nueva aventura. Saludos a tod@s caminantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario