CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

miércoles, 16 de diciembre de 2015

CORISCAO

A caballo entre las provincias de Cantabria y León, entre los frondosos valles Lebaniegos y las amplias praderas de la Tierra de la Reina, se alzan los 2234 metros del Coriscao. Pincha en "play" y empezamos.
Tras un viaje entre las persistentes y peligrosas nieblas vallisoletanas de este 11 de diciembre de 2015 que alcanzan también, media provincia palentina, llegamos hasta el Collado de Llesba y su Monumento al Oso, donde da comienzo nuestra aventura de hoy.
Se trata de un ascenso con una dificultad media y una distancia de aproximadamente 9 kms (ida y vuelta), con un tiempo de 2 horas para subir y 1,5 horas para bajar. El mapa y los datos en: CORISCAO
Nuestros primeros pasos desde el Collado de Llesba, se encuadran en el maravilloso mirador del macizo central y oriental de los Picos de Europa
sobre un escenario de rotunda y extraordinaria belleza.
La senda se perfila hacia el oeste entre los fríos rayos matinales
que iluminan con precisión y minuciosidad el agreste paisaje que nos rodea.
Vamos ascendiendo por la loma entre hermosos pastizales
y desmesuradas retamas que nos arropan
hasta una segunda loma, donde podemos divisar al completo nuestro itinerario por Peña Gustal, Peña Cascajal y Coriscao.
No podemos dejar de lado nuestras espaldas, para admirar el delicado lienzo de la niebla que surge entre los hermosos valles cántabros.
Una leve bajada nos sitúa en el Collado de la Guarda y comenzamos a rodear Peña Gustal, 
dejándola a nuestra derecha por un sendero entre las escobas de pequeña estatura.
Finalizado el contoneo de Peña Gustal, el sendero nos obliga a ir en busca de Peña Cascajal, en primer término,
bajo las caprichosas formaciones de sus rocas
y los colores y matices que surgen en el camino.
A punto de finalizar la vuelta a Peña Cascajal
nos situamos en un collado donde comienza la verdadera ascensión al Coriscao,
dejando a la izquierda Tabla Rayada y el valle por donde discurre el Arroyo de Vega Lluenga.
Transitamos llanuras y pastizales
que van enfilando poco a poco,
hasta el Alto de Valdeloso.
Otra mirada atrás del camino recorrido,
para decididamente afrontar la subida
con el marco y las vistas incomparable de los Puertos de Áliva
entre un salvaje, áspero y escarpado océano de piedra.
Afrontamos el último tramo de ascensión que presenta una fuerte pendiente,
entre pequeños neveros
y las profundas cicatrices rocosas de la cara norte del Coriscao
contrastando con el agradable herbazal de su cara noreste.
A nuestra espalda y por encima de Tabla Rayada, divisamos Peña Prieta, Tres Provincias y Agujas de Cardaño
así como parte del macizo de Orpiñas e infinidad de valles leoneses.
Un poco antes de la cima disfrutamos y jugamos entre los neveros
aprovechando para fotografiarnos sobre el manto blanco
que sobresale entre las nubes.
Llegamos a la cima entre la brutal escenografía montañosa de Picos de Europa
y el esplendor de toda la cordillera
alcanzando los 2234 metros del Pico Coriscao donde recordamos a nuestro compañero Älvaro Paredes, desaparecido en el Hidden Peak, undécima montaña mas alta de la tierra.
Alejandro, Ricardo,
Alfredo,
Marcos y su inseparable "Siro",
posamos desde su vértice geodésico.
Desde la cima las vistas son impresionantes. Nos quedamos un rato contemplando los Picos de Riaño,
el macizo occidental y central de Picos de Europa,
el macizo oriental y el Mar Cantábrico
y el camino de subida desde el Collado de Llesba.
Con tristeza, amargura y nostalgia abandonamos el Coriscao
cruzando neveros con  precaución y prudencia
y disfrutando de sus sensaciones.
Hermosa y estupenda bajada
por el mismo recorrido de la subida
hacia el Alto de Valdeloso.
Podríamos bajar por el Valle de Culebrejas o por la Majada de Piedrasobas
pero el coche lo tenemos en Collado de Llesba, así que seguimos por el perfil del trayecto de esta mañana.
"Siro" siempre atento para que no se descuelgue ninguna unidad 
bajo las cumbres de Peña Prieta y Tres Provincias.
Atravesando la Peña Cascajal
logramos captar la velocidad de una pareja de rebecos que atraviesa su entorno,
mientras las escobas nos aprisionan, engullen y apresan 
entre Peña Gustal y el Collado de la Guarda.
Una vez liberados de sus fauces, dirigimos las últimas miradas hacia el extraordinario panorama
que nos rodea y circunda 
atrapando con nuestro objetivo la desenvoltura de "Siro" en estas espléndidas tierras.
En la profundidad del valle admiramos los densos hayedos que descienden hasta las pequeñas poblaciones
en el momento que tocamos con la vista el lugar del final de nuestro viaje.
La conclusión y el remate delante de la altiva Peña Llesba
con los arrumacos y el cariño hacia el Monumento al Oso.
Y con cariño y mimo, la estupenda comida que nos brindó Silvia en su Bar Restaurante Pico Tres Provincias de Portilla de la Reina. Un saludo y muchas gracias, seguro que volveremos.
Saludos de "Comando Senderista" a tod@s caminantes. Hasta una próxima ruta. Resumen en vídeo en: CORISCAO 

1 comentario:

  1. que gran ruta compañeros. Voy echando de menos los aires altos con vosotros!

    ResponderEliminar