CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

domingo, 10 de abril de 2016

PEÑA DE FRANCIA

Habré subido a la Peña de Francia cerca de una decena de veces, pero este 6 de abril de 2016 quería que fuese especial y desde la localidad salmantina de La Alberca, a través de su GR 10 tipificado como "Travesía de la Sierra de Francia" y en tan solo 8 kms de longitud, emprender este gratificante paseo por esta altiva y poderosa atalaya del suroeste de la provincia de Salamanca. Pincha en el "play" y empezamos.
Comenzamos a caminar desde la preciosa Plaza Mayor de La Alberca, uno de los pueblos mas bonitos y representativos de España y primero en ser declarado Conjunto Histórico Artístico en 1940, enclavado en pleno corazón del Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia.
El mapa aproximado de la ruta, bajo estas líneas y podeís descargar el "track" en el siguiente enlace: PEÑA DE FRANCIA
Desde el barrio periférico de La Alberca situado en su parte oeste, buscamos las marcas del GR 10 que salen del núcleo urbano y nos introducen en la pista forestal que atraviesa el bello pinar paralelo al Arroyo Arrohuevos.
En alguno de sus claros ya podemos tomar contacto con la esbelta atalaya sobresaliendo entre las copas de los pinos.
Cruzamos por el puente el curso del Arrohuevos
entre el rastro y las señales de diferentes explotaciones madereras de la zona
continuando tranquilamente entre pequeños huertos y praderas a los pies de la vigilante Peña del Huevo.
El camino transcurre perfectamente señalizado y balizado entre el frondoso pinar
alcanzando la zona del Risco de la Talla donde la masa arbórea se disipa por momentos y la Peña de Francia despliega todos sus encantos
en una destacada y prodigiosa fotogenia.
Pero no todo es "sopitas y buen vino". Las abundantes lluvias de los últimos días han henchido y saturado los cauces de los arroyos del Valle de Lera, el Río Francia y el Arroyo de la Talla, así que toca remangarse para cruzar
y vadear, sin peligro de caídas, las frías aguas de estos pequeños riachuelos que confluyen en el Pontón de Lera.
Una vez secados nuestros pies, nos situamos sobre una senda herbosa que discurre entre escobas 
ganando altura siempre con la imponente roca de fondo y tras pasar una cadena con dos postes
tomamos la pista hacia la izquierda buscando el perfil este del promontorio para alcanzar su cima.
De nuevo el bosque nos engulle y nos atrapa
bajo su halo y contraluces,
mostrándonos un maravilloso balcón hacia la cercana Sierra de Béjar.
El pino silvestre nos abandona paulatinamente para transitar entre pequeñas manchas de roble.
Con mucha precaución hemos cruzado dos veces la carretera que sube a la Peña de Francia 
mientras la ascensión se ameniza con una formidable temperatura y una agradable brisa que facilita nuestra subida.
Admiramos el abismo del paisaje
bajo las moles graníticas de la Peña
y un poco mas arriba y desde este impresionante mirador obtenemos una espectacular panorámica de gran parte del Campo Charro salmantino.
Tras dejar a la derecha el camino a la Peña que sube desde El Cabaco
nos inmiscuimos en una pequeña zona caprina 
donde un abultado rebaño se alimenta, sestea y trepa entre las rocas.
Comenzamos un "via crucis"
jalonado por varias cruces de piedra
que nos van conduciendo en un bello y hermoso calvario,
 atravesando una rústica fuente
y alcanzando en la "última estación" los 1728 metros de la Peña de Francia.
Entre una enorme calidad paisajística
y el fino silbido de las águilas
nos situamos en el reloj solar del monasterio, en la Rotonda y Mirador de Santo Domingo,
para poner nuestro punto de mira sobre las tierras que rodean este magnífico emplazamiento.
Podemos apuntar en dirección a El Zarzoso, Salamanca, Nava de Francia, Miranda del Castañar, Sequeros, Béjar, La Alberca, Lagunilla, Pantano de Gabriel y Galán 
y Montón de Trigo.
Desde el Santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia se contempla un singular paisaje que abarca los cuatro puntos cardinales,
desde la inmensidad de la llanura castellana al norte, Gredos y Sierra de Béjar al este pasando por Las Hurdes al sur e incluso podemos alcanzar al oeste la Sierra de la Estrella en Portugal.
Exploramos túneles
y accedemos al patio porticado donde encontramos El Rollo y la iglesia
saliendo al Balcón de Santiago donde podemos alcanzar la provincia de Cáceres.
Puedes obtener mas información del Santuario de la Peña de Francia en: SANTUARIO DE LA PEÑA DE FRANCIA 
Abandonamos el precioso recinto por la Hospedería
hasta el pluviómetro, punto de referencia donde parte la senda de bajada por la vertiente oeste
con unas llamativas vistas del Pico de la Hastiala de 1735 metros
y del Pico Mingorro o Mesa del Francés de 1641 metros.
Un precioso y áspero canchal
se esparce por su falda
y en algún momento de la bajada crea imágenes que se graban en nuestras retinas.
Posamos en la cota de los 1500 metros
en el conocido Paso de los Lobos, un lugar divisorio de aguas entre las cuencas del Duero y del Tajo y encrucijada donde antaño solían pasar manadas de lobos sobre este hermoso valle donde se asienta la localidad de Monsagro.
Es hora de recordar a nuestro desaparecido compañero Alvaro Paredes
y allá donde estés tu memoria sigue en nuestros corazones.
Precioso panorama nos acompaña en el descenso hacia la zona de La Lera
donde la Peña nos asalta entre los pinos
en un hermoso viaje por las nieves de la sierra bejarana
y ante la atenta mirada de estos recios moradores.
Penetramos en el Valle del Arroyo de la Talla
entre rocas que rezuman y transpiran un agua
que calma nuestra sed y brota entre la singular frase de "Haz aquello que quisieras haber hecho cuando mueras" que alimenta nuestras mentes.
La ruta sigue sobre la cabecera del Arroyo de la Talla, con Peña Carbonera al fondo
donde se dejan entrever las nieves de Béjar
y un sensacional espectáculo rocoso
que con nuestro "zoom" cobra en grandiosidad y será difícil de olvidar.
Vamos perdiendo altura progresivamente
hasta encontrar una nueva fuente con gran abrevadero
y en sus frescas y cristalinas aguas dejamos grabadas
y esculpidas nuestras imágenes.
El pinar se interpone en el paseo
mientras echamos un último vistazo a esta prodigiosa peña que ha marcado este precioso, atractivo y sugestivo viaje.
El sol incrementa las luces y las sombras
llenando de un precioso destello y esplendor las praderías por las que caminamos.
Terminamos esta agradable y magnífica excursión
alcanzando de nuevo la localidad de La Alberca tras un interesante recorrido por uno de los paisajes mas bonitos que podemos encontrar en la provincia de Salamanca.
Resumen en vídeo: PEÑA DE FRANCIA 
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes. Hasta una nueva aventura.

3 comentarios:

  1. Un consejo: para cruzar arroyos, unos zuecos. En mi mochila son imprescindibles

    ResponderEliminar
  2. Precioso reportaje fotografico a la altura de la jornada senderista.

    Un saludo mi Comandante

    ResponderEliminar