CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

viernes, 8 de julio de 2016

PASEO POR EL ORIENTE ASTURIANO

Los pequeños recorridos que presento en esta entrada, no son una ruta senderista propiamente dicha, sino la suma de varios paseos realizados en las fechas 29-30 de junio y 1 de julio de 2016 por la hermosa Costa Oriental Asturiana. Pinchamos en el "play" y comenzamos.
Nuestros primeros pasos empiezan sobre la desembocadura del río Cabra en la preciosa Playa de La Franca, en el concejo de Ribadedeva.
Entre los colores de las espectaculares hortensias
subimos hasta COLOMBRES capital del concejo, visitando su Plaza Mayor y Ayuntamiento
junto al que se asienta la Iglesia Parroquial de Santa María,
destacando un conjunto patrimonial de arquitectura indiana, creándose en 1987 la Fundación Archivos de Indianos y Museo de Emigración que trabaja para conservar y exponer la memoria histórica de las sucesivas generaciones de emigrantes en Asturias.
Salimos entre bellas balconadas de Colombres 
para subir hasta Pimiango y atravesar las piedras centenarias del Conjunto de el Pedroso o "El Palacio", de mampostería vista, robustos contrafuertes y dos arcos alineados,
con una vivienda adosada a extramuros.
Hacia el este y al final del pueblo, buscamos la senda que cruza Tramoscantos, entre paisajes de suave serenidad
y descubriendo pequeñas criaturas que habitan en su interior.
La senda pasa por la zona del Molledal
en busca del Pico del Cañón, donde se encuentra el hermoso Mirador del Barco
descubriéndonos el río Deva, que marca la frontera natural entre la localidad cántabra de Unquera y la localidad asturiana de Bustio,
contemplando también, la maravillosa y espléndida TINA MAYOR 
Regresamos entre grandes rebaños de vacuno hasta la Iglesia de Pimiango
y hacia el norte buscamos el colosal Mirador del Picu
con amplias vistas del Cantábrico.
La carretera nos baja hasta el Faro de San Emeterio
aunque nos desviamos en la Cueva del Pindal, considerada desde el 2008 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO,
y donde podemos disfrutar de un hermoso rellano en un entrante vertiginoso del mar.
Subimos hasta la Ermita de "Santu  Medé" u otra vez de San Emeterio del siglo XVI, entre un paisaje realmente bucólico que evoca otros tiempos, donde como curiosidad destacamos, que aquí se rodaron algunas escenas de la película "El Abuelo".
Arquitectura rural religiosa en estado puro que recorremos el interior de su gran pórtico
y sus vetustas y centenarias piedras, desde donde parte 
un precioso camino entre encinas y acebos que nos conduce en un cuarto de hora 
hasta los restos y ruinas románicas y barrocas del Monasterio de Santa María de Tina.
Desprovista de techo, el edificio del siglo XIII posee un ábside con tres capillas semicirculares y abovedadas, siendo la central mas alta y ancha que las laterales. Un bello lugar entre el bosque y el mar que no oculta el esplendor que antaño debió tener en esta zona.
Nos adentramos en el municipio de Buelna, con grandes caseríos
que nos llevarán hasta la gran belleza y singularidad de su playa, en la que podemos ver un enorme pináculo calcáreo denominado "El Picón"
y formado por un conjunto de grandes depresiones kársticas.
También en el municipio de Buelna y entre plantas casi tropicales
podemos darnos un paseo hasta el Monumento Natural Playa de Cobijeru, compuesta por playa, bufones y cueva, donde llegan las mareas a través de una serie de grietas talladas en la roca 
y procedentes de los espectaculares acantilados.
Desde la pedregosa Playa de Vidiago
nos desplazamos hasta la Iglesia de Santa María de la Paz en Puertas de Vidiago
para ascender por un medio natural muy agradable el precioso itinerario que se desarrolla por un idílico bosque de hayas y castaños
alcanzando las cimas donde se asienta 
el Ídolo de Peña Tú, un conjunto neolítico de pinturas y grabados reflejados en la cara oriental que hace que la roca forme un abrigo natural sobre ellas.
Destaca el Ídolo, representado por una figura antropomorfa de una persona envuelta en una túnica y a la izquierda un puñal boca abajo simbolizando a un gran jefe guerrero.
También hay varias cruces de la época de la cristianización para sacralizar las figuras paganas.
Descendemos por la fresca penumbra del bosque
entre hermosos matices y colores de la distinguida flora del lugar.
En Andrín nos situamos en el Mirador de la Boriza para sobrevolar las sensacionales y grandiosas playas de La Ballota,
Punta el Pandón, con el islote Castro Ballota
y la maravillosa Playa de Andrín.
Entre profundos aromas, pasamos la localidad de Cué 
llegando a la Playa de Toró, con rocas puntiagudas en medio de una playa de arenas blancas
cerrada por la Punta Radón.
En Llanes , la villa marinera 
y monumental, disfrutamos de su bullicio y gastronomía.
Mas fragancias y colores 
alcanzando las ensenadas de Póo
y la de Celorio,
en la que el Monasterio de San Salvador vigila las Playas de los Frailes y de Palombina
custodiadas por la pequeña isla de Castro Gaitero.
Hórreos y hortensias 
vigilan la espléndida y llamativa Playa de Barro
que luce con sus mejores galas sin envidiar a ninguna playa caribeña.
Abandonamos este paraiso entre la infinidad de rocas
y los tonos de las flores que crecen en estas latitudes
para alcanzar el fastuoso Cementerio de Niembro, un camposanto que levanta sus cruces y panteones en una península mágica que se transforma con las mareas.
Desde Niembro nos encaramamos en el Alto del Castillo
para planear y surcar la Playa de Toranza, divisando la caótica y accidentada Costa oriental Asturiana.
En este mismo punto se diluye en el mar el Cabo Prieto
virando hacia occidente
y deslizándonos por la magnífica y estupenda Playa de Torimbia.
El perfume y las fragancias invaden 
el Monasterio de San Antolín de Bedón, del siglo XII, correspondiente a un románico avanzado de transición al gótico, levantado en la desembocadura del río Bedón
próximo a la gran Playa del mismo nombre.
Terminamos este precioso itinerario en el municipio de Naves, en medio de esta pequeña pradera 
antesala de la Playa de Gulpiyuri, playa peculiar de Asturias por tratarse de una playa de interior, sin mar, situada cien metros tierra adentro respecto al borde costero.
Esta declarada Monumento Natural en el año 2001 y se localiza al norte de Naves entre la Punta Rocinera y Castro Molina en la que el agua entra desde el mar por una pequeña grieta creando una playa arenosa utilizable en bajamar, convirtiéndose en una piscina de agua salada durante la pleamar.
Rematamos y liquidamos este maravilloso conjunto de paseos por el oriente asturiano, contemplando y escuchando la eterna melodía de este maravilloso Cantábrico que se disuelve y disgrega sobre los pétreos acantilados
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.
Podeís ver un reportaje de hace seis años en: ORIENTE DE ASTURIAS 
Y el vídeo: ORIENTE DE ASTURIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario