CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

jueves, 6 de octubre de 2016

LAS XANAS - SENDA DE VALDOLAYÉS

La ruta de este 3 de octubre de 2016 nos llevará a desarrollar una de las mas conocidas caminatas de senderismo en Asturias: la Ruta de las Xanas, declarada Monumento Natural desde el año 2002 y similar a la Senda del Cares, pero en pequeño. La completaremos con la Senda de Valdolayés, formando las dos el sendero de pequeño recorrido PR AS-187. Pincha en el "play" y comenzamos la aventura.
En el mapa superior podeís ver el itinerario recorrido, pudiendo descargar el trayecto y los demás datos enLAS XANAS - SENDA VALDOLAYÉS  
En el cruce de las carreteras AS-228 y AS-360 se encuentra el Área Recreativa de las Xanas, desde donde ponemos en marcha nuestras piernas.
Seguimos durante unos metros la carretera AS-360 que sube hasta Tenebredo, para rapidamente y a la derecha, entrar en la senda de piedra en ligero ascenso, dejando en el fondo las casas del pequeño pueblo de Villanueva.
Los hermosos y frescos colores de algunas flores
destacan entre los grises y abruptos paredones calcáreos labrados en la caliza.
A pocos metros alcanzamos el primer túnel o galería escavado en roca pura,
para nada mas cruzarlo, poder admirar y contemplar 
el magnífico y brutal escenario de sobrecogedoras vistas que se despliega ante nosotros.
En continua y ligera subida, vamos encontrando la protección de alguna barandilla de madera 
y cuerda pasamanos, sin que realmente sean necesarios ya que la sensación de caída es inexistente.
En las paredes calizas del desfiladero crecen encinas, tejos y madroños
que rodean y abrazan el espectacular cromatismo y coloración de las rocas, mostrando rojos obscuros, 
 grises, negros y anaranjados.
Un vistazo a nuestras espaldas, mientras el refranero asturiano nos manifiesta que "en octubre, de la sombra huye
pero si sale el sol, cuida la insolación". Queda dicho, aunque nosotros disfrutamos de una agradable temperatura.
Seguimos remontando este precioso desfiladero
adosados a la roca,
descubriendo el escarpado camino y los profundos y abismales "tajos" de hasta 80 metros sobre el río.
La escenografía de la roca
va adquiriendo tintes de alta calidad paisajística,
envueltos y enrollados
en perfectos y atractivos soportales rocosos.
Alcanzamos el tramo mas angosto del desfiladero y con mas vegetación, conduciéndonos 
por un radiante y luminoso túnel que muestra 
el "Comando Senderista" en el día de hoy.
Bajo las cumbres montañosas
nos vamos intercalando entre los paredones calizos,
descubriendo bajo nuestros pies el murmullo de pequeñas y juguetonas cascadas.
Logramos atrapar la frescura del Arroyo de las Xanas. Cuenta la leyenda que Las Xanas son unos personajes mitológicos asturianos que viven en las fuentes, cuevas y en las orillas de los ríos, de pequeña estatura y muy bellas que cuidaban el ganado.
"Ante el idílico y encantador escenario, es posible que pudieran aparecer".
Despertamos del hechizo por un extraordinario bosque mixto de hayas, castaños,
avellanos, tilos, fresnos, arces y robles,
continuando entre pequeñas cuevas y cavidades
y la bella diafanidad de este hermoso bosque,
que esconde en lo mas profundo de sus rincones una rica y gran variedad
de setas y hongos que cautivan al caminante.
Rodeados por una intensa espesura vegetal
nos llegan los ecos y susurros de bellas cascadas
y saltos de agua
para mas adelante cruzar el río por el bucólico y encantador Puente la Lledia.
Tras pasar las ruinas de un molino,
el bosque nos encauza
hacia un ligero repecho con escalones formado por traviesas, 
hasta el alto de cruce de caminos en el que debemos tomar el de la izquierda que baja cementado.
Tras cruzar el puente sobre el Arroyo La Boya,
atravesamos un corto e intenso túnel vegetal
que nos traslada a las verdes praderías
donde se alimenta el ganado
en las radiantes laderas del pueblo de Dosango y donde
solamente el tintineo de las esquilas del ganado rompe la imperturbabilidad, el sosiego y la quietud del idílico paraje.
En lo alto de la collada
encontramos la Ermita de San Antonio, 
envuelta entre maravillosas montañas donde sestean y descansan multitud de vacas
y caballos, dando por finalizada la ruta de Las Xanas.
Nos internamos y hacemos tiempo entre las calles 
y hórreos de Pedroveya
hasta la hora de comer en el restaurante Casa Generosa, entre aromas de fabada, pote asturiano, ternera asada, cabrito y estupendos postres de brazo de gitana, arroz con leche y tartas caseras. 
Continuamos el paseo hacia las afueras del pueblo,
encontrando a la izquierda la Senda de Valdolayés
que en ligero repecho
nos deja hermosas vistas de Pedroveya
en el momento que nos alzamos hasta la pequeña población de Dosango.
Lo ideal es seguir por la carretera que baja a Tenebredo y Cotomonteros, aunque nosotros nos desviamos a la izquierda hacia la Peña Rey
entre la infinidad de zarzas y moreras en buen estado de maduración.
Continuamos la pequeña ascensión por sus alrededores
hasta alcanzar el altozano donde podemos ver en la lejanía la ciudad de Oviedo
y el hermoso mar de suaves montañas que nos rodea.
Practicamos el agradable oficio del pastoreo,
mientras la bajada se complica entre un abundante helechal con zonas de zarzas y espinos que labran y esculpen nuestras piernas.
Tras la tempestad llega la calma, recuperando la agradable senda
bajo las laderas de Los Navaliegos,
cuya vegetación luce con encendidos tonos.
La Senda de Valdolayés despliega en este tramo una verde y suave alfombra grata y atractiva,
con grandes desniveles en sus vertientes
que forman  profundos y recónditos valles.
El descenso continua
entre frágiles y delicadas telas de araña
y la atemorizadora e imponente sorpresa de este magnífico reptil que se cruza en nuestro camino.
La Senda de Valdolayés muere en la carretera que nos devuelve
al inicio de la ruta muy cerca del pequeño municipio de Villanueva de Santo Adriano.
De regreso a Valladolid, disfrutamos del encanto y la serenidad del Embalse de los Alfilorios, después de haber disfrutado de esta especie de "mini Cares" en muy buena compañía, para animaros a efectuar esta espectacular ruta que no dejará indiferente a nadie.
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.
Hasta una nueva aventura. 
Álbum de fotos en: COMANDO SENDERISTA EN FACEBOOK 

1 comentario:

  1. Ruta gratamente atractiva y sorprendente que nos lleva por unos parajes espectaculares que, como bien dices Lanchero, nos recuerdan al desfiladero del Carex.
    'Ojolince y Sra.' realizamos el recorrido hasta Pedroveya hace ya algunos años y nos quedamos con ganas de más!!
    Como magistralmente nos muestras y narras en tu crónica, este reducto asturiano es un privilegio para el disfrute de los sentidos: agua, luz, colores, frutos, aromas y buena gastronomía ¡sin duda podéis darnos fe de ello! ¿verdad?
    Muy buena crónica y excelentemente ambientada.. Así ¿quién no va a querer conocer a las Xanas?
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.' para todo ese Comando Senderista.

    ResponderEliminar