CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

jueves, 28 de febrero de 2019

MOLINOS DE BADILLA

En esta ocasión nos vamos hasta Badilla, un pequeño y hermoso lugar en plena comarca zamorana de Sayago perteneciente al municipio de Fariza, para conocer su enorme potencial etnográfico con sus molinos y aceñas. Es día 24 de febrero de 2019. Pincha en "play" y comenzamos esta aventura.
El Molino Pachón es nuestro punto de partida, abriéndonos sus puertas para enseñarnos sus principales elementos: la Tolva de madera, donde se echa el grano para moler, la Canaleja o caja de madera que regula la cantidad de grano, las Muelas, piedras circulares de grandes dimensiones y el Fornal tallado en piedra donde se deposita la harina o el salvado.
El rincón es una maravilla, donde sus piedras y la abundante fresneda que lo rodea queda reflejada en las aguas de su azud. 
Remontamos las aguas del Arroyo de la Mimbre y a escasos pasos
formamos frente al crucero de la Iglesia Parroquial de Badilla dedicada a Nuestra Señora de la Expectación.
Seguimos por la orilla aguas arriba siguiendo la ruta del GR-14 Senda del Duero
hasta encontrarnos con los rodeznos y rodetes 
del vetusto Molino del Carrizo
y merodear por su pasado y decrepitud.
Las aguas de su aceña crean una fresca estampa que dan por finalizado el recorrido urbano por Badilla
junto a la bonita e idílica Fuente de la Peral, que resulta especialmente elegante con su bóveda semicircular y dos pequeños abrevaderos tallados en roca.
 El croquis de la ruta y todos los datos del itinerario los podeís ver enMOLINOS DE BADILLA 
El camino progresa en compañía de la pureza del Arroyo de la Mimbre
por una atrayente ribera con pequeñas parcelas y huertos
que siguen con nuestra particular molienda en el Molino Cabildo.
Caminamos despacio entre esta "ciencia del pueblo" que nuestros antepasados utilizaron para su propia subsistencia
y que en la actualidad conforma un precioso legado para nuestro disfrute.
La marcha se envuelve entre encinas y espinos
y abraza varios puentes de piedra de origen medieval, destacando el Puente de la Manzanal.
El paseo tranquilo y sosegado
nos desvela un hermoso umbral de luces y sombras
que combinan a la perfección con los sugerentes verdes adehesados.
El itinerario nos deja al descubierto el Molino Matarranas
que se inventa un espectacular y espléndido rincón
muy cerca del paraje donde se encuentra el Puente Ambroja.
Nuestro impulso va encaminado bajo un sensacional túnel arbóreo 
que alcanza el entorno ideal y paradisiaco
en el que se aposta el Molino Valmuyado o Valduzón,
engendrando un perfecto lugar donde se azuza la imaginación y presto para soñar.
A partir de aquí, caminamos despacio y con firmeza el camino natural en dirección a Gamones
compartiendo el espacio con un numeroso rebaño de ovejas
hasta cruzar el hermoso y rústico Pontón de las Riveras.
El Arroyo de Saz se convierte en nuestro hilo conductor entre verdes praderas
y preciosos remansos del río 
cubiertos de bellas plantas acuáticas de blancas flores llamadas aocas.
Vuela el pensamiento sobrecogido por un hermosísimo entorno natural,
entre la arboleda y la frescura del arroyo
y el placer del paseo sin urgencias y sin prisas.
El agua casi roza los bajos de nuestro pantalón
mientras vamos disfrutando de esos intensos chorros de luz que se reflejan sobre la delicada alfombra del río.
El sendero discurre entre grandes siluetas pétreas
contemplando los vestigios de diferentes azudas
y molinos destrozados y engullidos por la vegetación.
Un bucólico paisaje en el que las piedras de antigüos puentes se reflejan con timidez en la corriente del arroyo
y la soledad, el aislamiento y el abandono quedan palpables de manera rotunda y concluyente.
Continuamos la marcha por un precioso bosque de galería
donde fresnos, sauces y chopos alegran el entorno,
encontrando algún molino mas que resiste y aguanta los embates del tiempo.
Viejas y ajadas piedras
nos dirigen por un profundo encinar
hasta los Molinos de Mullón, penetrando en una relajante atmósfera aderezada por la sensacional melodía del arroyo.
En la parte mas alta descubrimos el precioso azud del Molino Nuevo,
deambulando por sus inmediaciones
y penetrando en su fabuloso interior.
Nos ponemos "manos a la obra" para recuperar energías y disfrutar de un merecido descanso.
La senda continua avanzando
dejando el río a nuestra derecha
y llega al pueblo de Gamones entre longevos cigüeñales.
Visitamos sus fuentes tradicionales
y su encantadora arquitectura sayaguesa,
terminando frente a su Iglesia Parroquial.
El regreso lo efectuamos desandando lo andado 
a través de este fenomenal curso fluvial con bellos e inquietantes manantiales,
percibiendo el frescor que emana del río
y las coloridas tonalidades de sus aledaños.
La suave y delicada brisa nos entibia este anómalo febrero, destrozando el refranero "sol de febrero rara vez dura un día entero".
En nuestro regreso vamos aspirando los dulces aromas del valle
cruzando de nuevo el Pontón de las Riveras
mientras apreciamos la intensa serenidad de esta bella pradera de pastoreo. 
Tomamos el Camino Palumbar entre perfectos e impecables vallados de piedra
que se asoman a la ribera de la Mimbre
y a los robustos sillares de granito del Puente de la Manzanal,
apresurando el paso por el encinar
y finalizando esta hermosa ruta ante un ejército ovino del pueblo de Badilla.
Una larga y entretenida "parlada" con las gentes del lugar
nos deja la constancia y testimonio de la gran importancia que tuvieron estos estupendos cursos fluviales para la subsistencia de la población de esta bella, elegante y atractiva comarca sayaguesa.
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.
ÁLBUM DE FOTOS: MOLINOS DE BADILLA 

No hay comentarios:

Publicar un comentario