CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

miércoles, 6 de febrero de 2013

FONTAÑÁN

4 de febrero de 2013. Después de un mes de enero bastante complicado, en cuanto a la meteorología se refiere, nos desplazamos hasta el municipio leonés de La Pola de Gordón donde su Ayuntamiento ha señalizado la senda circular  S.L.C. LE-39  Pico Fontañán.
Una vez visitado su Ayuntamiento y su iglesia parroquial, hechamos una ojeada al mapa para hacernos una idea del recorrido. Todos los datos en: FONTAÑAN
Nuestro punto de inicio es el puente sobre el río Bernesga y hacia el suroeste caminamos hasta cruzar la vía del tren por un paso subterráneo, mientras las cigüeñas acicalan sus nidos
y estos hermosos mininos se agolpan para darse calor.
A la vereda del Arroyo de los Barrios descubrimos la gratificante sensación de pisar sobre estas praderas por el manto blanco que las cubre.
Otros tramos nos introducen en zonas de auténtico barrizal de las lluvias de estos últimos días.
A medida que vamos cogiendo altura y hechando un vistazo a lo que queda detrás, descubrimos el impresionante Cueto San Mateo
y La Pola de Gordón.
Seguimos la trocha siempre ascendente
y vamos descubriendo espléndidos valles con el telón de fondo de Peña la Muezca.
Entre el Mergucho y las laderas de La Muesa

alcanzamos la Collada de Sierravaras donde podemos observar un panel explicativo de los aviones que circulaban por el entorno del Fontañán.
Tras cruzar la collada descendemos para introducirnos en un profundo y exuberante robledal
y donde algún claro nos deja disfrutar de bellos horizontes.
Desembocamos en un camino vecinal en una zona recreativa con mesas que sirve de merendero junto al río Villajo.
El camino, ahora con nieve, sigue atravesando el bosque desnudo pero de infinita belleza
hasta encontrarnos la Fuente de la Salguera.
Ganamos altura entre la multitud de robles que suspiran al cielo,
un cielo que cada vez sube de tono y brilla con mas fuerza en este claro del bosque 
donde aprovechamos para reproducir esta imagen de conjunto.
La ruta no tiene una especial dificultad técnica, pero tampoco te deja ningún tipo de descanso, ya que es un continuo ascender,
pero el esfuerzo merece la pena, para dejarnos ver en la lejanía estos estupendos paisajes
que rodean la comarca de Gordón.

Bien entrada la mañana nos disponemos a efectuar un pequeño intervalo para recuperar fuerzas y "comer un cacho".
El sol se filtra en el bosque y se abre paso con fuerza
para poder admirar
el fabuloso panorama en alta definición.

Salimos del bosque 
hasta un hermoso altozano 
que constituye una magnífica terraza
entre las nubes.
Después de unos cuantos "placajes" y "bolazos"
en este suntuoso lugar,
atravesamos los últimos zig-zags 
con unas rampas que aumentan su porcentaje a la salida del hayedo
aunque con gratificantes vistas.
Ultimos esfuerzos  
por esta poderosa pendiente
que en pocos metros
nos deja en la cumbre del Fontañán.
Recuperamos todas las unidades del Comando Senderista
para realizar la foto del grupo sobre los 1634 metros del Pico Fontañán.
Admiramos los magníficos contornos de esta privilegiada atalaya en todas direcciones. 





De la doble cumbre del Fontañán, abandonamos la primera
dejando la fecha de nuestro paso por la cima
y nos dirigimos a la segunda, para sumergirnos por episodios de la Guerra Civil Española, al introducirnos por galerías escavadas en roca
que desembocan en nidos de ametralladoras y bunkers en la que el Ejército de la República protegía las comunicaciones entre Asturias y León  de los aviones franquistas.
Una potente construcción bélica
dentro de un maravilloso paraje.
Saboreado el Fontañán,
es hora del regreso
después de este precioso paseo por las nubes
con amplias y bellas perspectivas,
nos vamos descolgando por un cordal en dirección noreste
con algún tramo dificultoso que nos obliga a resbalar sobre la nieve.
Una solitaria haya nos sirve de referencia
en la bajada 
 entre Monte Gigante y Las Colladas.
Nos volvemos a introducir por el nevado robledal
en busca del Arroyo Bardaduelo que nos guiará,
con estupendas vistas,
hasta la confluencia del Arroyo la Gretosa.
Tras vadear el río
el camino nos llevará hasta la carretera
que junto a la vía del tren nos devolverá a La Pola de Gordón.
Antes de finalizar la ruta cruzamos por esta, arruinada , pero bella mansión, dando por concluido este hermoso camino a este ilustre vigía de la Montaña Leonesa entre las bellas riberas del Bernesga.
Hermoso día terminado en el Restaurante Ezequiel de Villamanín comentando las anécdotas y  pormenores del viaje.

Saludos de Comando Senderista.

1 comentario:

  1. ¡Vaya comando en las trincheras!
    Estupenda ruta con unas fenomenales fotos y una buena descripción; echamos en falta esos heroicos baños, jaaaa.. bueno, para la póxima. Pero, el final de ruta la hacéis siempre fantástico.
    Un saludo de 'ojolince y sra.' que siguen tus aventuras del comando senderista desde Pucela.

    ResponderEliminar