CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

viernes, 17 de junio de 2022

LAGUNA GRANDE DE GREDOS

Nos acercamos a la provincia de Ávila para realizar una de las rutas mas emblemáticas de la Sierra de Gredos, nos referimos a su Laguna Grande, un majestuoso lugar en el corazón de la montaña y de una belleza extraordinaria. Es día 9 de junio de 2022, comenzamos.

La Plataforma de Gredos constituye el inicio de nuestros pasos, aprovechando para examinar todos los datos del itinerario a la LAGUNA GRANDE,
ascendiendo por un riguroso e implacable camino empedrado, mientras percibimos el suave
rumor y el agradable murmullo con el que resbala el arroyo de la Garganta de Prado Puerto.
El duro repecho nos deja las piernas calientes y bien "engrasadas", alcanzando las praderas
de Llano Barbellido y las vistas a nuestra izquierda que persiguen el Puerto de Candeleda.
Sin ninguna posibilidad de pérdida, fijamos rumbo hacia el risco de Piedras Negras, cruzando
los amplios y dilatados prados que se extienden hacia el pequeño refugio de Reguero Llano.
El camino se va suavizando para nuestro encuentro con el precioso Arroyo de las Pozas, 
un lugar repleto de magia y seducción y cuyas aguas rebosan brillo, pureza y transparencia.
Imprimimos y estampamos un retrato para el recuerdo y la memoria de este emplazamiento,
volviendo a una senda que, con sus peculiares y enormes atributos graníticos, se eleva  y se
encarama entre las abruptas y escabrosas laderas de Los Colgadizos, dejando a nuestra 
retaguardia la estela de un áspero camino empeñado en manifestar su lado mas hermoso.
Seguimos afrontando las duras rampas de este tramo con enorme atrevimiento y osadía,
soportando con paciencia y serenidad la gimnasia montuosa a la que estamos sometidos  
mientras somos devorados entre las fauces de un pintoresco océano de piornos y retamas.
Cruzamos una larga pasarela de madera que nos ayudará a seguir cogiendo altura y a salvar
nuestros borceguíes de la humedad de pequeños arroyos y charcos que vamos encontrando,
hasta alcanzar la parada y fonda de las refrescantes aguas de la Fuente de los Cavadores.
Nos atrevemos a aseverar que cada metro recorrido posee ese carácter y encanto especial 
que nos asombra al ir apareciendo en el horizonte las cumbres y cimas mas altas de la sierra, 
alcanzando en pocos metros el Risco de los Barrerones, un bello balcón con vistas a la Garganta de Gredos 
y sin duda el mejor mirador del denominado Circo de Gredos, el mayor del Sistema Central
que incluye el legendario Pico Almanzor, el techo de Castilla con sus 2592 metros de altitud.
Hasta nosotros se acercan las reinas y soberanas de estas latitudes muy acostumbradas a la
presencia humana, sumándose sin problemas a nuestro pequeño almuerzo y tentempié y con
la suficiente paciencia y aguante para esperar a los restos y las sobras de nuestra comida.
Descendemos entre un maravilloso mar de piornos por el que vamos perdiendo los metros acumulados en la subida,
visualizando los picos y cumbres Cabeza Nevada, La Galana, Ameal de Pablo y el Almanzor.
Aunque la bajada no supone mucha dificultad, nuestras rodillas empiezan a crujir y "chirriar",
descubriendo mas abajo la caudalosa y refrescante Fuente de los Barrerones, ayudándonos 
a mitigar y aplacar el calor de esta jornada con unos buenos sorbos de este fluido vigoroso.
Varios zigzags nos van marcando el fuerte desnivel de la pendiente al que suben los ecos y
resonancias de la espléndida cascada Cola de Caballo clavada en el fondo de la garganta,
adentrándonos poco a poco en el corazón de Gredos rodeado por su fastuoso telón granítico.
No nos olvidamos de los pequeños y soberbios tesoros florales al que casi nunca damos 
protagonismo, contribuyendo con sus aromas y colores para ocupar el lugar que se merecen.
Proseguimos la marcha por este severo y adusto anfiteatro rocoso entre una belleza natural
acentuada por el enorme paredón del Cuchillar de las Navajas y el Peñón del Casquerazo,
asaltando los últimos y definitivos impedimentos pétreos y peñascosos para poder dilucidar 
la maravillosa y fantástica gratificación visual que supone atrapar la hermosa Laguna Grande.
Nos sentimos pequeños ante las proporciones inmensas de esta arquitectura montañosa,
resultando difícil explicar con palabras los sentimientos y sensaciones que entran en juego,
aposentándonos para disfrutar de la desmesurada belleza del paisaje que desata sinceras
sensibilidades para legitimar y refrendar ese profundo y recóndito placer que nos provoca.
La simpatía y la amistad con este Sapo Común de Gredos nos ayuda a dirigir las miradas por
el delicado lienzo acuático que despliegan las frías y cristalinas aguas de este bello remanso,
en una de las mejores "puestas en escenas" de esta descomunal obra concebida en Gredos.
Con la visión de "Los Tres Hermanitos" proyectada en el intenso azul celeste del cielo, vamos
rodeando los extraordinarios reflejos que el agua va modulando y articulando para modificar
colores y formas que dibujan idílicas estampas para conformar un paisaje casi paradisiaco.
El último trecho de la Laguna Grande cruza un puente que nos alberga en el Refugio Elola,
tras haber sobrepasado las estrepitosas cascadas que descienden de la Charca Esmeralda,
 un punto estratégico y habitual para los que ansían realizar la ruta al Cuchillar y al Casquerazo,
así como la subida al Pico Almanzor, cuyos tramos son tan terroríficos como el propio guerrero musulmán.
Abandonamos este magnífico reducto de sosiego y tranquilidad y sin ninguna imperfección,
donde hemos disfrutado del lujo y la ostentación de una encantadora laboriosidad natural
que nos expulsa para afrontar las firmes y sólidas rampas que llegan hasta Los Barrerones.
Caminamos despacio entre los fuertes zigzags, con el mismo rumbo y diferentes direcciones
en la que cada paso es un pequeño logro y una gran conquista, volviendo a saludar a la 
Fuente de los Barrerones que a estas horas se erige como un oasis en medio de la subida.
Comienza la preciosa verbena protagonizada por la floración del Piorno Serrano, un arbusto
que durante los meses de mayo y junio cubre las laderas montañosas de la Sierra de Gredos
en un excepcional espectáculo cuya alfombra y tapiz de intenso amarillo y aromas similares a
la vainilla cubre el valle entero con una exhibición y ceremonia de una belleza increíble.
Territorio frecuentado por la Cabra Hispánica y convertidas en auténticas funambulistas de
estos riscos y promontorios entre los que se mueven con una tremenda agilidad y ligereza
para escrutar y comprobar el abismo y los barrancos que se extiende hacia las llanuras mesetarias.
Disfrutamos de este regalo fugaz de la naturaleza y de este "turismo entre flores", para mas 
adelante mantener contacto visual con el PICO LA MIRA (2343m) y la Cuerda de los Galayos.
Enfilamos un atenuada bajada con el lejano horizonte perfilado por la Sierra de la Paramera,
brincando sobre los pontones de piedra que van salvando pequeños arroyos y riachuelos y 
donde el Caño y Fuente de los Cavadores vuelve a darnos el alivio y el descanso necesario.
A nuestros oídos llegan los ligeros "cuchicheos" del agua que fluye entre frescos herbazales,
sintiendo la compañía y el cortejo de una suave brisa que siempre habla con la voz muy baja.
Antes de alcanzar el Puente de las Pozas nos paramos a deleitarnos con las tonalidades, los
perfumes y las fragancias de los muchos "bellezones" que encontramos en las praderías.
El Prado de las Pozas se convierte en el lugar ideal y perfecto para realizar una distendida
parada para disfrutar del sosiego y la serenidad que desprenden estas pequeñas lagunas,
invitándonos a un agradable y relajante "spa" natural que tonificará todos nuestros músculos.
Solamente nos queda cruzar los prados del Llano de las Pozas para conectar con la llamada
Trocha Real, construida por el rey Alfonso XIII en 1914 para sus cacerías por estos lugares.
Encaminamos la bajada entre numerosos bolos graníticos, escuchando el sonoro murmullo
con el que desciende el río Prado Puerto y poniendo punto final a la ruta en La Plataforma.
Ya en HOYOS DEL ESPINO, disfrutamos de una suculenta comida con la mirada puesta en estas magníficas montañas que hoy despedimos y a las que, mas pronto que tarde, volveremos.
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.

Reportaje fotográfico de la ruta en: LAGUNA GRANDE DE GREDOS