CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

lunes, 12 de octubre de 2020

VALDERÍA Y CABRERA

Comenzamos un viaje por las bellas comarcas leonesas de La Valdería y La Cabrera visitando sus pueblos y parajes naturales en los que cabe destacar el alto grado de conservación de su arquitectura popular y tradicional que se da en este maravilloso territorio. Es día 8 de septiembre de 2020. Pincha en "play" y comenzamos.

Repasamos el mapa de orientación y todos los datos del itinerario:VALDERÍA Y CABRERA 
Abrazada por los ríos Duerna, Tuerto y Órbigo, nos colamos en la Plaza Mayor de la localidad de LA BAÑEZA, junto al edificio del Ayuntamiento
y frente a la imponente torre de la Iglesia Parroquial de Santa María.
Nos dejamos llevar por el atractivo museo al aire libre en el que se han convertido sus calles con una amplia representación de arte urbano en las fachadas de sus edificios.
El paseo continua hasta los orígenes del pueblo en la Iglesia de San Salvador y sigue
hasta la pequeña ermita de la Cofradía de Nuestra Señora de Las Angustias y Soledad.
Tomamos la carretera LE-125 y entre aromas y fragancias de manzanas
alcanzamos la Iglesia de la Asunción en HERREROS DE JAMUZ,
donde podemos empezar a observar los primeros síntomas de la bella arquitectura que empiezan a desgranar estos pueblos.
Aprovechamos los delicados y estupendos "fondos de pantalla"
y las vetustas imágenes que nos brinda el pueblo para elaborar bellos retratos y fotografías.
La Vega del río Eria va mostrando una abundante vegetación
a la llegada de la localidad de Nogarejas en la que sobresale 
la fantástica Ermita de San Lorenzo situada junto al cementerio.
Una "explosión" de luz y color aflora y despunta
sobre las radiantes y lozanas riberas del río Eria en CASTROCONTRIGO
que movieron muelas y rodeznos durante mucho tiempo para la obtención de productos relacionados con la molienda.
Notamos una sensación de placer estético deambulando por sus viejas edificaciones
que lucen con belleza y serenidad entre sus callejuelas
con notables y destacados contrastes dignos de ser admirados.
Terminamos la visita a Castrocontrigo en las inmediaciones de la Iglesia Parroquial del Salvador, dejando la carretera LE-125 y ocupando la LE-126
que nos remontara por un distinguido paisaje que mezcla centenos, encinas, robles y pinares de resina.
Nosotros nos quedamos con la luz y la alegría del camino
compareciendo en el pueblo de Torneros de la Valdería para arribar hasta 
la iglesia-ermita del pueblo, respirando los nuevos aires 
que relucen entre las balconadas y galerías de sus viviendas.
Seguimos escrutando estas tierras nobles y calladas que apuntan a la Peña Centella, cuyas laderas descienden hasta 
las calles de la localidad de MORLA DE LA VALDERÍA
que conserva interesantes ejemplos de arquitectura tradicional
en una magnífica transición entre las comarcas de La Valdería y La Cabrera, en la que el corredor y galería se convierte en un elemento común.
El pilón junto a la Ermita del Cristo de la Piedad
nos conduce hasta sus milenarios castaños, sin duda, el referente de Morla de la Valdería
que integrados con las propias casas dictaminan la historia de la localidad y ofrecen no solo cobijo
sino alimentos a través de sus frutos a todos aquellos que se acercan al lugar.
No hace falta hablar, basta con mirar el horizonte  para saber que estamos en una tierra recia, robusta y vigorosa
que acoge en su seno a la población de MANZANEDA, una de las mejores representaciones de la comarca de La Cabrera
donde las casas de piedra, pizarra y madera recuerdan la miseria, la escasez y la insuficiencia
en un delicado escenario donde la magia baña la realidad.
El paseo por sus calles se convierte en un interesante itinerario para admirar un auténtico museo etnográfico al aire libre
que nos conduce y encarrila hasta la Iglesia Parroquial de Santiago.
La claridad del mediodía se desploma sobre prados y tenadas
encendiendo un cercano otoño lleno de color y dulzura
que se disemina sobre la Iglesia de Nuestra Señora de la Expectación de Quintanilla de Yuso.
Sus casas y viviendas resisten como pueden el paso del tiempo y se convierten, como en Manzaneda, 
en otra maravillosa y excelente exhibición de construcción tradicional típica de La Cabrera.
En el horizonte se recorta el perfil del Castillo del Conde de Peña Ramiro y nos anuncia
que hemos llegado a la iglesia del pueblo y localidad de TRUCHAS
Un laborioso trabajo de reformas en las viviendas de Truchas 
nos muestra otro singular trozo de paraíso en este hermoso rincón del suroeste leonés
atajado en su parte sur por la corriente del río Truchillas.
De nuevo nuestros ojos se posan en la piedra, la madera y la pizarra 
y rebuscan por los interiores de algunas viviendas donde se guarda la energía para el próximo invierno, 
alargando nuestro camino hasta el molino situado en el cauce del río Eria.
Nos desviamos entre holgadas perspectivas
hasta la pequeña población de Truchillas, aparcando junto al pilón
y saciando nuestra sed con las frescas aguas de su fuente.
Sus pequeñas calles bien merecen una pormenorizada visión de sus longevas reseñas y detalles
que despiertan un verdadero sentimiento de calma y tranquilidad. Desde aquí se puede realizar la ascensión al Monumento Natural LAGO TRUCHILLAS 
Regresamos a Truchas para seguir la LE-126 ante un sol radiante y luminoso
que camina con el aire corpulento y puro de la montaña
para asentarnos y establecernos por el hermoso entramado rural
que desciende con ímpetu hasta los mismo cimientos de la Iglesia de IRUELA.
Una tremenda soledad recorre la letanía en piedra de sus calles, 
constituyendo el principal atuendo con el que se viste y arropa esta carismática aldea.
Alcanzamos el techo del viaje en el Alto del Carbajal por un paraje de alta montaña
donde podemos ver a nuestra izquierda una gran explotación de áridos y pizarras
pero también admirar el majestuoso paisaje de la mayor parte de la Sierra de la Cabrera.
Un pronunciado descenso nos deja en el verde y maravilloso rincón
donde esta situada la Ermita de Biforcos
cuyo arroyo del mismo nombre se precipita junto a sus muros,
entregando sus aguas al humilde y modesto río Santa Eulalia
en la reducida y pequeña población de AMBASAGUAS.
Largos corredores y galerías de madera se asoman a sus calles
donde sus portadas se aderezan y engalanan con toda clase de plantas y macetas
entre los efluvios y bálsamos de moras y frambuesas.
Nada mas cruzar el río Cabrera, nos damos a las faenas ganaderas en la localidad de Quintanilla de Losada,
recorriendo un interesante universo pétreo por sus calles
en las que la belleza y la soledad son sus habitantes mas distinguidos.
Nos asalta la gallardía y el encanto de un pueblo acurrucado entre la montaña
totalmente ordenado, metódico y cuidadoso
y con la garantía de disfrutar y contemplar en silencio el magnífico espectáculo que ofrece.
La hermosa Vega del río Cabrera va descendiendo
hasta los muros de la Parroquia de San Mamet en el pueblo de ENCINEDO 
entre los grandes contrafuertes de los picos mas altos de la sierra,
prolongándose hasta la Iglesia de San Justo y Pastor en La Baña.
Sus viviendas, pajares y molinos muestran al viajero una amable arquitectura popular en piedra negra de pizarra
ataviada con antigüos elementos utilizados para trabajos agrícolas y ganaderos. Desde aquí podemos realizar la ruta senderista al Monumento Natural LAGO DE LA BAÑA 
Desde el Alto del Carbajal vamos despidiendo este magnífico valle
perfilado y rematado por fabulosas y atractivas montañas
que nos volverán a sumergir entre las sombras y penumbras del río Eria,
plasmando un sugestivo y cautivador viaje lleno de paz, solemnidad y grandeza.
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.

GALERÍA FOTOGRÁFICA: VALDERÍA Y CABRERA  y FACEBOOK: VALDERÍA Y CABRERA

No hay comentarios:

Publicar un comentario