CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

martes, 22 de octubre de 2013

RIAÑO, LA REINA Y VALDEON

La ruta que relato por las comarcas de Riaño, La Reina y Valdeón, no se puede considerar "senderista", ya que el recorrido propuesto lo ejecutamos en coche, pero en cada sitio descrito el paseo era obligado, por lo que al final totalizamos aproximadamente unos 23 kms de luminosa y salvaje belleza. Pincha en "play" y comenzamos.
Los datos podeís verlos en el siguiente enlace: RIAÑO, LA REINA Y VALDEON
Situados en el noreste de la provincia de León, vamos a visitar las primeras estribaciones del conjunto de montes donde tienen su cabecera el río Esla, para alcanzar el río Cares por uno de los parajes montañoso mas salvaje y agreste de la Península Ibérica en pleno Parque Nacional de los Picos de Europa.
Comenzamos en el Embalse de Riaño, el embalse mas grande construido en la cuenca del Duero, aunque está alimentado por las aguas del Esla con una capacidad de 650 hectómetros cúbicos, dejando anegados nueve pueblos. 
Además de admirar su paisaje en Riaño podemos ver el hórreo de Sarrio,  
el monumento a todas las campanas de las iglesias de los pueblos que fueron anegados y la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, desmontados y reconstruidos piedra a piedra en memoria de todo lo que quedo bajo el agua.
En el centro del pueblo la Iglesia de Santa Águeda también reconstruida en el nuevo Riaño
y en dirección hacia el Puerto de San Glorio surge la Ermita de San Bartolo.
Abandonamos Riaño y sus hermosas montañas para llegar hasta el municipio de 
Boca de Huérgano. Cogemos bastón y mochila y caminamos por las verdes praderas que rodean la Ermita de San Tirso
de estilo visigótico con enterramientos alto medievales y totalmente soportalada.
Cruzamos la Iglesia Parroquial de San Vicente
hasta llegar al Puente Viejo del siglo XV
y dar con su edificio mas emblemático, el remodelado Castillo de los Tovar, señores de la Villa que datan de finales del siglo XIV.
No dejamos de mover las piernas y a través de un corto y frondoso paseo nos dirigimos hacia 
la Ermita de San Antonio
en las proximidades de Villafrea de la Reina, donde la espadaña de la Iglesia Parroquial de San Cipriano se alza hacia el cielo.
El río Yuso nos indica que tenemos que remontarlo hasta el municipio de Portilla de la Reina para montarnos sobre la LE-243 y alcanzar
los 1566 metros del Puerto de Pandetrave donde terminan las tierras de La Reina y comienzan las de Valdeón.
El puerto constituye un inmejorable mirador sobre la Torre de Friero, Torre de Liordes y Torre de Salinas con casi 2500 metros de altitud
y visualiza el profundo tajo del hermoso Valle de Valdeón.
El primer pueblo que nos encontramos bajando el Puerto de Pandetrave es Santa Marina de Valdeón y es el pueblo mas alto del Parque Nacional de los Picos de Europa.
Desde la antigua caseta de la luz
alcanzamos la práctica totalidad del pueblo 
donde los picos mas altos sobresalen sobre su iglesia parroquial
descubriendo la serenidad del municipio por el entramado de sus calles con sus casas típicas
y sus pequeños hórreos
delante del soberbio escenario de las cumbres mas altas del Macizo Occidental de Picos.
Una vez pasado Prada y Posada de Valdeón llegamos a Cordiñanes y a un km aproximadamente, alcanzamos el Mirador del Tombo.
En el siguiente enlace el camino entre Posada de Valdeón y Caín: POSADA - CAIN
El rebeco metálico entre los grandes paredones graníticos es uno de los iconos mas fotografiados del Valle de Valdeón donde las sensaciones se disparan
al observar el espectáculo paisajístico que desde aquí se otea.
Seguimos desplomándonos junto al Cares entre las altas cumbres del desfiladero
arropados por un precioso bosque
hasta dar con la enigmática Ermita de Corona que remonta sus orígenes a los albores de la reconquista.
Cuenta la tradición goda que en este bello escenario,  Pelayo fue coronado como rey emprendiendo el camino hacia el sur para expulsar a las tropas musulmanas iniciando el movimiento conocido como La Reconquista.
Seguimos nuestro paseo por el Monte Corona
para abordar el "Chorco de los Lobos" una antigüa y original trampa diseñada para la captura de lobos en épocas pasadas.
Una doble empalizada de troncos que se interna en el bosque
que finaliza a modo de embudo
sobre un profundo foso de piedra. Los lobos eran perseguidos en una batida por los vecinos de los pueblos que acosaban con cornetas y voceríos a este animal hasta conseguir que cayera en la trampa donde lo daban muerte.
Una vez visto este curioso elemento de indudable valor antropológico y cultural, seguimos hundiéndonos por el valle
hasta llegar al pequeño pueblecito de Caín rodeado de montañas
en un bellísimo entorno de cascadas
y preciosas flores
punto de partida de la popular Ruta del Cares. En el siguiente enlace la ruta entre Caín y Poncebos: CAIN - PONCEBOS
De nuevo caminamos para acometer la parte castellano-leonesa del Cares, también llamada "Garganta Divina"
donde luce con todo su esplendor la pequeña represa,
para introducirnos por la espectacular senda labrada en la roca
formando una escenografía idílica.
La senda fue abierta en los años 40 con el objeto de dar servicio al canal que había ejecutado Electra del Viesgo, quedando comunicadas las tierras asturianas de Cabrales con las leonesas de Valdeón.
El recorrido por el desfiladero es de una belleza salvaje 
creando cuadros de exagerada elegancia y atractivo en las inmediaciones del Puente de los Rebecos.
Mas adelante el Puente de Bolín nos vuelve a cambiar de margen
y en sus inmediaciones aprovechamos para tirar unas cuantas fotos engullidos literalmente por la roca.

El canal camina con nuestros pasos
y disfrutamos de las preciosas vistas de las canales que se precipitan vertiginosamente desde las alturas.
En la mitad del recorrido descansamos y calmamos nuestra sed mientras las cabras nos acosan en su afán de comer cualquier cosa, en este caso, unos sugerentes cacahuetes que llevamos en nuestras mochilas.
Después de juguetear un buen rato y admirar las innumerables mariposas de este lugar, regresamos de nuevo
hasta Caín, donde cae la tarde 
y se alza la tranquilidad, el sosiego y la calma.
Remontamos a Posada de Valdeón y tras dejar Soto y Caldevilla de Valdeón llegamos hasta el Mirador de Valdeón
con la colosal mole del Macizo Central de Picos de Europa.
La siguiente parada la hacemos en el Puerto de Panderrueda sobre sus 1463 metros de altura tutelados por el Pico Camborisco.
El lugar posee una belleza extraordinaria lleno de majestuosidad 
donde el frondoso bosque llega hasta sus inmediaciones creando un paisaje difícil de olvidar.
Muy cerca del Puerto del Pontón se encuentra la ermita dedicada a la Virgen del Pontón
en la que allá por el año 1129 su caserío, fue albergue de caminantes.
Tras recorrer Valdeón regresamos a tierras de Riaño
hacia ese gran mar que se cuela por el bello entramado de sus montañas.
Terminamos nuestro recorrido en la Ermita de Quintanilla a 3 kms de Riaño en dirección León,
un bello templo del siglo XVII que alberga la imagen románica de la patrona con ábsides laterales y esbelta espadaña.
Con la luz crepuscular del Espigüete 
y rodeado por las plateadas aguas del atardecer en Riaño, ponemos punto final a este recorrido por las mas bellas comarcas leonesas que han desplegado sobre nosotros todo su gran poderío y diversidad paisajística.
Videoreportaje en: RIAÑO, LA REINA Y VALDEON 
Saludos y hasta la próxima.

1 comentario: