CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

sábado, 13 de diciembre de 2014

VALLE DEL CIÑERA Y VILLAR

7,45 horas del 11 de diciembre de 2014. Quedamos en el lugar habitual para trasladarnos en coche hasta el municipio leonés de Ciñera de Gordón. En esta ocasión vamos a recorrer el valle del río Ciñera hasta Villar del Puerto para seguir remontando por la vega del río Villar hasta la Majada San Benito, en un gratificante paseo por la Reserva de la Biosfera Alto Bernesga. Pincha en "play" para empezar.
Nuestra andadura comienza en la plaza de Ciñera de Gordón, frente a la Iglesia de San Miguel Arcángel. Los datos del recorrido en: VALLE DE CIÑERA Y VILLAR
Varios carteles y distintas señalizaciones nos encauzan en dirección este
por una pista asfaltada por el paraje de El Sardonal.
"En diciembre, no hay valiente que no tiemble" y el frío y la helada se muestran en las orillas del gélido Arroyo de la Ciñera, también llamado Arroyo Villar.
En muy poco tiempo nos encontramos con la bocamina museo
en la que observamos los diferentes enseres y utensilios que usaban los mineros en sus diversas tareas, siendo la principal forma de subsistencia de la gente de la comarca.
En el exterior y junto a ella nos acompañan La Carra, un vagón para el transporte de los mineros, un Calderín y varias vagonetas en las que extraían el mineral.
Seguimos caminando hacia unas edificaciones de piedra
entre el precioso roquedo de la Sierra del Sardonal
que nos lleva hasta cruzar este bonito puente, cuya estructura de sujeción está realizada con un "cuadro" de la mina.
Comienza la zona mas espectacular del recorrido por la profundidad de la garganta, aunque la luz de la umbría no es la mejor para captar toda la belleza de este precioso paraje.
Atravesamos la zona recreativa del Merendero del Faedo, completamente helado y congelado
dándonos paso a la entrada a un lugar encantado, bañado por las aguas del Arroyo Villar.
Ese lugar es, ni mas ni menos, el Faedo de Ciñera,
un bosque muy frágil de hayas centenarias en excelente estado de conservación.
Las caprichosas formas de las hayas de este precioso rincón
son objeto de nuestra admiración, sobre todo el centenario "Fagus" con mas de 500 años de longevidad.
Con tanta belleza es imposible explicar los valores del "Faedo"
así que solamente ejecutaré las fotografías
y que ellas transmitan y difundan todas las emociones e impresiones.
Nada mas acabar el "Faedo" un puente de palos nos aloja en la Foz de Villar o Desfiladero de Pozón
cogiendo un poco de altura y sobrevolando las aguas del arroyo
por encima de una hermosa pasarela enclavada en la roca, pudiendo disfrutar de las vistas
sin correr ningún riesgo ni peligro.
El cañón termina en unas hermosas cascadas y marmitas en un tramo muy aéreo, convirtiéndonos en auténticos "drones", esos vehículos volátiles tan de moda que nos proporcionan espectaculares imágenes y fotografías.
Llegamos a un mirador o atalaya donde nos recuperamos del repecho del cañón
para disfrutar, ahora si, de la luz
y los tonos
que nos presentan y ofrecen las diferentes plantas que nos encontramos.
Una senda bien marcada nos conducirá hasta la Iglesia de San Juan Bautista
en el municipio de Villar del Puerto.
Al final del pueblo tomamos una vereda que sale hacia la izquierda
para seguir remontando el valle del río Villar
entre amenas tertulias y entretenidos diálogos
que algunas veces atenúan los cercanos susurros y runrunes de las distintas cascadas 
y chorreras por las que cruzamos.
Nos acercamos a la zona de Vallín del Gato
donde la montaña  nos va envolviendo
entre sus laderas y vertientes.
Al mismo tiempo que vamos ganando altura
descubrimos nuevos y estrepitosos saltos de agua que de improvisto surgen entre las urces
y las delicadas plantas acuáticas que crecen en el lecho del arroyo.
Metemos un punto mas de velocidad a nuestra marcha alcanzando el Prao las Quintas
mientras por encima de nuestras cabezas se despliegan las llamativas y vistosas estelas de dos aviones.
En una pequeña pradera
con algunas manchas de nieve
se sitúa el Refugio de San Benito, que una vez visitado nos encaramamos 
hasta el pequeño roquedo que preside al refugio.
Escalamos hasta lo mas alto de sus 1553 metros
para otear 
y disfrutar de las vistas
que desde esta fabulosa atalaya se obtienen,
descubriendo con el "zoom" de nuestra cámara los lejanos rebaños de ganado que transitan por estos hermosos valles.
Nos apeamos hasta el refugio
para recordar a nuestro querido compañero "Álvaro" que dejo su vida en la Cordillera del Himalaya. "Álvaro siempre en nuestros corazones".
Iniciamos el descenso por el mismo camino recorrido
abandonando estos frescos pastizales
de la mano de las aguas del Arroyo Villar
y entre los lavaderos de antigüas minas en deshuso.
Refrescamos nuestras gargantas en la fuente, pilón y lavadero de Villar del Puerto
y por carretera en dirección a La Vid, alcanzamos la bonita Collada de Villar.
Nos descolgamos por la ladera solariega hacia las Hiruelas, con la cumbre de Peña Solana a nuestra derecha
por diferentes lenguas herbáceas
cruzando el Arroyo de la Pedrosa,
donde nuestro incansable "Siro" se refresca en el canal de aporte de agua
de la alberca de riego al lado de la carretera.
Nuestros pasos se colocan en el municipio de La Vid
y entre sus calles 
alcanzamos las aguas del río Bernesga
que nos conducen a la antigüa Estación de Ferrocarril de Ciñera,
logrando alcanzar de nuevo el punto de partida de esta mañana.
Terminamos en el Restaurante Ezequiel de Villamanín, enfrentándonos a un gran y portentoso festín.
Declarada por la UNESCO el 29 de junio de 2005, la Reserva de la Biosfera Alto Bernesga está enclavada en la Montaña Central Leonesa que debido a su ubicación entre la España Atlántica y Mediterránea, posee una riqueza y biodiversidad excepcional.
Nos despedimos hasta una próxima ruta con la mente puesta en el telón invernal que atesoran estas grandiosas montañas.
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.
El video de la ruta en:  VALLE DE CIÑERA Y VILLAR

1 comentario:

  1. ¡Muy variada y disfrutada la ruta por ese entorno convenientemente galardonado como Reserva de la Biosfera!
    Desde el hermoso Faedo de Ciñera y luego angosto y vertical cañón labrado en piedra, hasta el disfrute de luces, colores y rebosantes arroyos y cascadas de este otoño, podemos deducir de tu crónica que todo el recorrido es una auténtica gozada.
    Sin duda, León, es la provincia con mayor riqueza y biodivesidad que 'Ojolince y Sra.' conocemos.
    Muy buena crónica, Lanchero!! Siempre consigues transmitirnos muy buenas sensaciones con tus resúmenes y éste no ha sido menos.
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.' que también aprovechamos este comentario para desearte Felices Fiestas.

    ResponderEliminar