CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

viernes, 21 de agosto de 2015

COSTA QUEBRADA Y DUNAS DE LIENCRES

Con las primeras luces del día 19 de agosto de 2015, nos desplazamos hasta el municipio cántabro de Liencres para realizar un espectacular tramo del litoral de la Costa Quebrada que sirve de escenario geológico y sobretodo, un recreo y entretenimiento para todos los sentidos en esa eterna lucha en el tiempo que debaten el mar y la tierra. Pincha en el "play" y comenzamos.
Antes de alcanzar Liencres, al pie del Pico Picota, disfrutamos del hermoso valle que el río Pas dibuja en su desembocadura al Cantabrico entre la localidad de Mogro y el Parque Natural de las Dunas de Liencres.
Antes de comenzar a caminar os dejo el mapa aproximado del recorrido y los demás datos podeís encontrarlos en: COSTA QUEBRADA-DUNAS DE LIENCRES
El paseo comienza en la Plaza pasando junto a la Iglesia Parroquial,
para seguir entre las edificaciones del Barrio Cotajero
que a través de bellos pastizales y praderas nos conducen hasta el Barrio de la Arnía
donde quedamos asombrados y estupefactos al observar
la grandiosa y espléndida Playa de la Arnía, situada en un precioso entorno rocoso donde la belleza que se aprecia es brutal y salvaje.
Un paisaje casi virgen, donde las caprichosas formas de sus rocas emergentes del agua no pasan desapercibidas, creando un lugar ideal, encantador y paradisiaco.
Un poco mas hacia el este y sobre nosotros encontramos la Isla de Castro, situada frente
a la no menos maravillosa Playa de Covachos, rodeada de verdes laderas y antigüamente valle fluvial.
Regresamos para tomar dirección oeste hacia los Urros de Liencres, 
mientras disfrutamos de la "joya" de Arnía, que es ni mas ni menos, su enorme plataforma de abrasión formada por las rocas abatidas por el mar que se ha encargado de destruirlas con el paso del tiempo.
En ella encontramos la enorme roca conocida como "El Castillo" y su ventana.
Seguimos el sendero del litoral
descubriendo la altísima calidad del paisaje
encaramándonos para examinar
esta singular formación rocosa llamada también el "Barco de Piedra" y su curioso alineamiento.
Nos asomamos por balcones naturales entre los bellos contrastes del mar y la roca
mientras el aire besa nuestros rostros y la brisa compañera que nos habla siempre en voz baja.
Aunque el espectáculo está en el mar, miramos a tierra, admirando las frescas y verdes praderías por donde camina y sestea el numeroso ganado de la zona
de los bellos alrededores del municipio de Liencres.
Seguimos obteniendo los hermosos destellos del primer golpe de vista, alcanzando la parte superior del acantilado que aquí tiene su máxima altura sobre el nivel del mar
deleitándonos con preciosos arcos naturales fabricados por la erosión marina.
Una nueva y prodigiosa plataforma de abrasión
aparece desde este mirador privilegiado
con excepcionales vistas de los "Urros" y los islotes que emergen del mar a lo lejos.
Continuando siempre hacia el oeste, el sendero herboso bordea 
estas enormes y colosales torres de caliza tostada con caprichosas formas que en un equilibrio difícil de entender, desafían al cielo
 y en cuyos bordes florecen diversas y diferentes plantas que decoran el escenario marino.
Navegamos por los azules del cielo y del mar
mientras desembarcamos por la ladera 
hacia la bella Playa de Portío 
con el Flysch siempre presente en los cordales que constituyen la Punta del Pino.
La belleza de esta playa se combina y se enreda
con la maravillosa perspectiva de esta atormentada y caótica zona de Costa Quebrada
al mismo tiempo que se diluye entre la quietud de la hermosura de las  flores
y la serenidad con la que pacen estas ovejas.
Seguimos el camino entre rectilíneos estratos,
bajando hasta casi tocar el nivel del mar
 remontando seguidamente
entre un ejército de helechos
y los delicados tonos de estas bonitas hortensias. 
Descansamos entre la amena conversación de un pescador local
y los agradables ladridos de este hermoso "yorkshire terrier".
El estupendo atractivo marino
nos deja sobre la agreste Playa de Cerrías
y las embriagadoras fragancias de las flores que acoge en sus alrededores.
Seguimos en busca de mas paisajes audaces y ambiciosos
encontrándolo en la Playa de la Paloma, bien protegida de los temporales y muy apta para practicar el submarinismo.
En la zona occidental la estupenda y radiante Playa de Somocueva perfecta para disfrutar de un bello paisaje y disfrutar como "dios nos trajo al mundo",
siendo referencia de las playas nudistas de Cantabria.
Mas adelante tocamos el Vértice Geodésico
que nos muestra como la erosión da formas curiosas a las rocas y que se la conoce con el nombre de "la cara" o "De Gaulle" en el impresionante escenario que forman las playas de las Dunas de Liencres.
Desde el mismo lugar oteamos la inmensidad del mar bajo la costa de Cuchia y el conjunto de islotes al lado de la Punta del Cuerno,
así como las verdes laderas que se extienden bajo el Monte El Tolío.
Nos asomamos por preciosos cantiles
que nos deparan magníficas instantáneas sobre este hermoso Cantábrico que hoy luce con todo su esplendor.
Atravesamos algunos  "ojos de mar", fruto del hundimiento de algunas cavernas submarinas, creando "bufones" o "bufadores" que gritan con estrépito en los días de temporal.
Desde lo alto atrapamos la Ensenada del Madero
una antigüa grieta en la tierra que el mar fue agigantando
tras miles de años de erosión, formando un áspero, maravilloso y abrupto paisaje.
Continuamos la ruta 
por la Playa de Madero y Pedruquías
y la enésima plataforma de abrasión
dando vistas a la cercanas Playa de Canallave y Valdearenas.
Tras cruzar el cauce seco de un arroyo, ascendemos un corto repecho
hasta la zona de La Antigüa, un mirador natural de la paradisiaca Playa de Canallave
donde su belleza nos recuerda que es hora
de mitigar el calor del camino y darnos un fantástico baño en sus cristalinas aguas.
Los jefes de la expedición nos recuerdan que tenemos que tomar 
el "vermouth" con unas "cañitas" y una buena ración de rabas.
Solo nos queda dar una pequeña vuelta por el interior del Parque Natural de las Dunas de Liencres donde se hayan las dunas
que están consideradas como una de las mas importantes del norte de España,
 creadas por la acción del viento que reune las arenas de las corrientes litorales y las del río Pas.
Regresamos cruzando el conservado pinar del Parque Natural
por un sendero aledaño a la CA-305 primero y a la CA-231 después
que nos conduce por bella pradería entre pequeños rebaños de ganado
y descubriendo algún ejemplar de burro autóctono de estas tierras.
En el horizonte divisamos la localidad de Liencres
llegando hasta su iglesia y dando por terminada la ruta de hoy.
Tras comer en un restaurante de la localidad, dedicamos unos largos minutos para disfrutar de una buena siesta en la Playa de Valdearenas
y practicar la observación de los deportes de moda en la playa.
Con pena nos despedimos de esta hermosa Costa Quebrada, un libro con hojas de piedra inpregnado con trazos de sal en el que el mar y la tierra han cincelado un códice de la memoria de estos bravos y enigmáticos territorios.
El resumen en el siguiente vídeo: COSTA QUEBRADA-DUNAS DE LIENCRES
Un saludo de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.

1 comentario:

  1. Enhorabuena por este fantástico reportaje. Mucha envidia me dais pero habéis creado en mí las ganas de visitar ese maravilloso lugar.

    ResponderEliminar