CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

martes, 3 de noviembre de 2015

CASTROVIEJO - CUEVA SERENA

El día 1 de noviembre de 2015 nos propusimos desarrollar un pequeño paseo con nuestros amigos de Villalar de los Comuneros. La ruta propuesta es la PRC-SO 71 denominada Cuerda la Graja (Castroviejo-Cueva Serena) y se sitúa en el municipio soriano de Duruelo de la Sierra. Pincha en "play" y comenzamos.
Antes de alcanzar Duruelo de la Sierra, hacemos una parada en Regumiel de la Sierra (Burgos), para visitar al final del pueblo el rastro del paso de los dinosaurios donde sus pisadas han quedado grabadas a lo largo de los siglos.
A la salida de Duruelo en dirección a Covaleda, tomamos a mano izquierda una pista forestal apta para vehículos que en 7 kms nos llevará hasta el aparcamiento de Castroviejo, lugar donde empezamos a caminar.
Los datos básicos del sendero están recomendados para todas las edades, con dificultad baja y una distancia de 6 kms que se efectúan en un par de horas. El mapa y mas referencias en: CASTROVIEJO-CUEVA SERENA
Desde el paraje de Castroviejo
y con un numeroso público animándonos,
tomamos la pista con indicaciones hacia Cueva Serena
entre un "ejército" de pino albar que define el paisaje y conforma el soporte fundamental de las vidas de los habitantes de esta hermosa comarca soriana.
Tras recorrer un suave descenso de unos cuatrocientos metros, nos desviamos a la derecha
por un camino ascendente bien señalizado con indicadores hacia Cueva Serena,
mientras a nuestra espalda se cuela en la lejanía un maravilloso mar de nubes.
En medio kilómetro mas, desembarcamos frente al muro rocoso
que constituye uno de los referentes de mayor interés paisajístico
de Duruelo de la Sierra.
En la maravillosa cueva formada en las rocas, se precipita una preciosa cascada de agua
que nos obliga a jugar y atrapar los hermosos tonos del arcoiris,
creando un soberbio y sugestivo paraje
que nos llena de serenidad, tranquilidad y sosiego.
Para seguir la ruta, tomamos un sendero que comienza a ascender justo antes de llegar a la cueva a mano derecha y señalizado como "Raso de la Cespedilla", situándonos por encima de la cascada
entre los insignificantes tonos amarillos que pululan en medio de los abrumadores verdes del pinar.
Los sombríos colores del arroyo
nos elevan a una espectacular terraza de lanchas rocosas
para disfrutar del enorme mar de pinos
sobrevolando las bellas laderas suroestes del Pico Urbión.
El sendero es apenas perceptible por estas losas de piedra, por lo que tenemos que estar muy pendientes de los pequeños hitos de piedra para no perder la senda.
Recorremos un pequeño claro colonizado por los vivos y peligrosos colores
de estas bellas y tóxicas amanitas muscarias,
adentrándonos entre las retorcidas y enroscadas ramas
mientras nos mezclamos en el interior del pinar.
En el ascenso nos encontramos con unas grandiosas paredes rocosas
y el camino tuerce a la derecha, comenzando un progreso por el borde de estas curiosas formaciones.
Las chicas aprovechan cualquier elemento para descansar,
siguiendo nuestro itinerario manteniéndonos pegados al paredón
 alcanzando otro fantástico claro
entre colosales y portentosas rocas
y estrechos callejones.
Observado el hermoso lugar, abandonamos la bella luz que nos proporciona este Día de los Santos,
para entre hongos 
y piñones
volver al interior de la espléndida cubierta forestal
alcanzando en pocos metros el Raso de la Cespedilla, donde un tranquilo rebaño de ovejas
pace entre la quietud y la calma
y el profundo relajamiento de su guardián.
En el lugar parte una pista en dirección sureste que va descendiendo continuadamente
entre musgos 
e infinidad de pinos,
obteniendo maravillosas vista de toda la comarca pinariega.
La bajada es tranquila y amena
dando tiempo a ejecutar algún "selfi", mejor dicho "autofoto" del grupo de hoy
llegando de nuevo a Castroviejo, lugar de partida.
Hemos dejado para el final el paseo
por el hermoso entorno del paraje de Castroviejo, 
un rincón abrupto de asombrosa belleza
en el que la erosión ha modelado bellos cañones,
esculpiendo estrechos 
y angostos callejones entre la roca.
Millones de años han engendrado formas caprichosas
que miran hacia Urbión,
mientras el paseo nos empequeñece 
por esta fabulosa "ciudad encantada".
Magníficos tonos y matices no van apresando
hasta llegar al mirador con vistas impresionantes del mar de pinares que se pierde en la distancia.
Nos fotografiamos en este hermoso laberinto pétreo
donde la sobriedad de la piedra 
se combina con la grandiosidad
y la belleza que ofrecen al senderista y visitantes.
Terminamos esta maravillosa ruta entre colosales y apoteósicas rocas
modeladas por la perseverante y tenaz naturaleza que tras siglos y siglos han concebido este hermoso paraje insólito en el corazón del bosque de coníferas mas importante de la Península Ibérica.
Nos despedimos entre la placidez y el sosiego de este precioso rebaño de cabras
y emplazamos a tod@s senderistas para una próxima y futura aventura.
Resumen en vídeo de la ruta en: CASTROVIEJO-CUEVA SERENA 
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario