CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

miércoles, 27 de enero de 2016

VALLES DE NARANCO Y LECHADA

Inauguramos este año, efectuando el día 26 de enero de 2016 la ruta senderista "Valle del Naranco-Valle de Lechada", tipificada como PR LE-22 que transcurre en la comarca leonesa de "La Reina", entre las localidades de Llánaves de la Reina y Portilla de la Reina. Pincha en "play" y empezamos.
La Iglesia Parroquial de Llánaves de la Reina (localidad perteneciente al municipio de Boca de Huérgano),es nuestro punto de partida. El recorrido consta de aproximadamente 15 kms con dificultad media y un tiempo estimado de 5 horas. Todos los datos enVALLES DEL NARANCO Y LECHADA
Saliendo de Llánaves de la Reina en dirección al Puerto de San Glorio, nos desviamos de la carretera por la pista que se interna por el Valle del Naranco, encajonados entre la ladera de La Solana y la preciosa Sierra de Orpiñas a nuestras espaldas.
Unos metros mas adelantes cruzamos por una preciosa fuente con abrevadero 
mientra nuestros pasos quedan enmarcados en estas bastas montañas de Orpiñas, divisoria de los Valles del Naranco y Lechada, que alimentan con sus arroyos el gran alfluente del Esla.
El Valle del Naranco comienza a abrirse en una preciosa vega de frescos pastizales
alcanzando el Portillo del Boquerón que comunica con el entorno del Puerto de San Glorio.
Frente a la quebrada, vamos observando como el sol va iluminando y conquistando los picos mas altos de Orpiñas, ya lo dice el refrán: "el sol de enero siempre anda detrás del otero".
El fondo del valle aun está invadido por la penumbra y las sombras, en el momento que atrapamos el Refugio Amalio Fernández Mariñas del Club Alpino Tajahierro, situado a 1560 metros de altura.
Desde la parte trasera del refugio se aprecia un impresionante relieve glaciar entre dilatados prados cerrados por estas hermosas montañas.
Comienza el verdadero ascenso hasta el Collado del Boquerón de Bobias, que se percibe a nuestra derecha como una pequeña hendidura en la espectacular muralla rocosa entre el Alto de Cubil del Can de 2403 metros y las Hoyas de Santiaguín de 2000 metros.
Siguiendo el camino vamos escrutando, de vez en cuando, una mirada a las tierras que dejamos atrás,
mientras continuamos con nuestro ritmo de subida
cruzando con cuidado los Arroyos de Majarriba y de las Nueve Fuentes
y atravesando laderas empinadas con abundante brezo y escoba.
A medida que vamos ganando altura se engrandecen las tonalidades de este cambiante paisaje y hacia el norte aparece solemne el Coriscao
en una hermosa y preciosa armonía propia de la antesala de Picos de Europa.
Cada poco tiempo la información nos conduce por la ruta sin peligro de pérdidas y extravios, 
mientras accedemos al último repecho que nos encauza al collado.
Abandonamos las sombras del Valle del Naranco para penetrar en la luz del cambio de valle 
al tiempo que tensamos el espíritu y arrancamos la alegría de coronar los 1859 metros 
del Collado del Boquerón de Bobias, dispuestos a disfrutar y a ser partícipes del maravilloso entorno que nos rodea,
regalando a nuestros ojos un caleidoscopio de colores 
y una espectacular panorámica del nuevo Valle de Lechada.
Como es rutina en este blog, recordamos a nuestro desaparecido compañero Álvaro Paredes, recordándole que siempre estarás en nuestros corazones.
Comenzamos el descenso hacia el maravilloso Valle de Lechada
entre el impresionante y sobrecogedor Circo Glaciar de Lechada, formado por el Mojón Tres Provincias, Agujas de Cardaño, Pico Lomas y Pico Cuartas
en un alarde de belleza y sobriedad.
Nos descolgamos entre brezal y sobre un suelo totalmente empapado 
siguiendo la musicalidad y la melodía de las innumerables cascadas
y saltos de agua que discurren 
entre los contrastes y la disparidad de la nieve y la roca.
El camino se desliza por un ralo piornal
para ir en busca de la pista que atraviesa todo el magnífico valle.
Una mirada atrás
para seguir el viaje que nos va regalando intensas experiencias
mientras vamos desgranando comentarios y chascarrillos.
El Arroyo Bobias, con la suma de caudales se va convirtiendo poco a poco en el río Lechada.
Seguimos el descenso esquivando los tramos anegados
y posando sobre el brutal escenario de colinas salvajes.
El verde y el azul confluyen a la perfección en este hermoso lugar
surcado por alegres cascadas y frescos neveros.
El valle se va estrechando
mientras vamos extrayendo y grabando bellas imágenes para llevarlas al abandonar estas hermosas tierras.
Sobre las verdes praderías del Valle de Lechada 
van confluyendo y convergiendo pequeños valles como los del Aceitor, Abiercol y Valdorejo.
Entre la tupida vegetación aparecen infinitas cascadas
que llenan y entretienen el ambiente a nuestros pasos.
Una piedra en el camino nos asegura un pequeño descanso y desde ella
oteamos el trayecto por recorrer
y el itinerario recorrido.
En lontananza divisamos el Refugio del Pico de la Calar
para mas adelante trotar por esta mullida y esponjosa pradera
donde este precioso lepidóptero se cuela en nuestro relato con sus mejores galas.
La serenidad y la quietud se adueña de la atmósfera,
rapidamente perturbada por el poderoso y potente estruendo de esta soberbia cascada.
Entre un extenso pedregal
alcanzamos la ruinas del invernal del Tío Cruz
avanzando entre grandes lajas de piedras
y enfilando la última parte de este precioso Valle de Lechada.
Un extenso robledal se acerca hasta las 
cristalinas, transparentes
y bravas aguas del Arroyo de Lechada.
Numerosos árboles nos van escoltando a ambos lados
por un fondo del valle mas angosto y sinuoso
con numerosos comederos para las auténticas reinas de este lugar.
Nuestros pasos terminan
cruzando el río para remontar por la N-621
hasta la Ermita del Santo Cristo
alcanzando las preciosas casas
de la localidad de Portilla de la Reina.
Damos las gracias a Silvia, del Bar Restaurante Pico Tres Provincias por el estupendo menú y por el buen trato recibido. Gracias, seguro que volveremos.
Un saludo de COMANDO SENDERISTA para tod@s caminantes. Podeís ver un resumen en vídeo en: VALLE DEL NARANCO Y LECHADA  
Hasta una próxima aventura.

1 comentario:

  1. ¡Cómo te desenvuelves entre estos dos hermosos valles, Lanchero!
    No has dejado rincón por escudriñar, ni cumbre por afotar y aún te ha dado tiempo a inmortalizar una bonita 'Ortiguera' que así se llama el vistoso lepidóptero que os encontrásteis en el valle de Lechada.
    El valle de Naranco le recorrimos completamente nevado, en Febrero de hace dos años, para ascender el Tres Provincias y ¡qué cambio de panorama! ¡no recordamos haber visto ni una sola escoba!
    Desde el boquerón de Bobias nos quedamos admirando la belleza del valle contiguo que dejamos para una futura ocasión; hoy, de tu mano, hemos conocido con detalle las maravillas de este valle de Lechada, las cumbres y bosques que le cierran, los arroyos que por él fluyen y la vida que alberga.
    Una buena experiencia en la que pones de manifiesto las maravillas de la montaña leonesa.
    A seguir así por mucho tiempo, Lanchero.
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.' para todo ese Comando Senderista.

    ResponderEliminar