CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

viernes, 4 de marzo de 2016

EMBALSE DEL PONTÓN

Aprovechando las últimas nevadas caidas en estos días, nos disponemos a realizar una ruta muy amena y agradable por las inmediaciones del Embalse del Pontón, situado muy cerca del municipio segoviano de La Granja de San Ildefonso. En nuestro recorrido tomaremos contacto con la fachada norte del Guadarrama Segoviano, justo donde termina la Meseta y comienza un espectacular espacio entre pinares y palacios reales que se elevan hasta las cumbres de Peñalara. Pincha en el "play" para comenzar.
Amanece un soleado y brillante 1 de marzo de 2016 para dirigirnos hasta Segovia y tomar la carretera nacional N-601 en dirección a La Granja de San Ildefonso. Antes de alcanzarlo, una rotonda nos indica la salida hasta el aparcamiento en la misma presa. Es una ruta de unos 8 kms muy sencilla y apta para todos los públicos. Mapas y datos en: EMBALSE DEL PONTÓN
Comenzamos este radiante día
caminando sobre el muro de la presa,
disfrutando del hermoso paraje que nos depara las represadas aguas del río Eresma,
 mientras contemplamos las magníficas vistas de la cara norte de la Sierra de Guadarrama
con sus laderas y "piedemontes", en uno de los espacios naturales mas emblemáticos de Castilla y León.
El Embalse del Pontón abastece a la ciudad de Segovia y localidades limítrofes, ocupa unas 80 hectáreas sobrepasando los 7 millones de metros cúbicos que son retenidos por una presa de bóveda de doble curvatura y 48 metros de altura.
Tras bajar unas pequeñas escaleras el sendero sigue la orilla del pantano conducidos por la estela de estos pequeños mojones
a las faldas del Monte Atalaya de 1647 metros.
Aunque el día es resplandeciente, el mes de marzo es un mes de transición entre el invierno y la primavera, ya lo dice el refranero, "marzo marcero, por la mañana rostro de perro, por la tarde valiente mancebo".
Inundados por los azules del cielo y del agua
avanzamos por la ladera de San Bartolomé, cruzando los pequeños arroyos que alimentan el pantano, primero el de San Bartolomé y mas tarde el Arroyo de la Toya.
Las vistas se despliegan en este hermoso paisaje natural
y mientras el tiempo pasa y seguimos caminando 
nos vamos acostumbrando con la sensación de sentirnos como en nuestra propia casa.
Rodeados de agua y nieve, estos elementos se convierten en nuestros aliados
mientras el silencio es quebrado por el ritmo continuo de nuestros pasos
frente a la maravillosa estampa del Cerro de Matabueyes reflejado en las brillantes aguas del embalse.
Nos insertamos en este bonito lienzo
de innumerables tonalidades,
en un espectacular episodio
que nos sumerge entre grandes rocas y abundante nieve.
Giramos decididamente hacia el este
navegando por zonas completamente heladas
y por la densa oscuridad de su superficie,
adentrándonos en busca de uno de los afluentes del pantano, el bullicioso y juguetón Río Cambrones.
El sendero remonta acompañando a el río hasta la carretera de La Granja a Torrecaballeros, al pie del Monte Atalaya y la vieja Casa de la Máquina del Pulimento, una máquina hidráulica diseñada para el proceso de fabricación de cristal y espejos.
Una larga y moderna pasarela de madera nos permite cruzar el cauce del río Cambrones,
paralelo al precioso y coqueto Puente de la Máquina.
Bajando el puente a través de una cancela metálica, el sendero galopa junto a las aguas del río Cambrones
buscando siempre el itinerario mas claro,
aunque la abundante vegetación de ramas y zarzas nos obliga en algún tramo a luchar contra ellas.
Atrás dejamos un maravilloso mundo de nieve y hielo
mientras la lengua de tierra por la que vamos nos devuelve a la mitad del pantano,
momentos para disfrutar de abundantes cormoranes
y cigüeñas blancas establecidas en sus confortables hábitats.
Oteamos Matabueyes, Montón de Trigo, Siete Picos y Peña Citores
mientras rodeamos el cabo central del pantano
para internarnos en la belleza de estos paisajes,
entre su entorno de bosques y cumbres que atrajo en siglos pasados a lo mas granado de  la realeza española.
La nieve, el agua y el frío se asoman a nuestro camino en forma de largos y estirados "chupiteles", carámbanos o témpanos
cuando alcanzamos esta especie de altar donde una placa conmemorativa nos informa de que "San Vicente Ferrer predicó al pueblo desde esta roca". Dicho queda.
Seguimos paralelos a las tapias del extraordinario edificio
del Palacio de Santa Cecilia de La Granja, un palacete del siglo XIX abandonado y en desuso enclavado en el entorno natural envidiable del Real Sitio de San Ildefonso.
Salpicados por el sigilo y la poesía de estos paisajes
seguimos nuestro tenaz avance
entre estas construcciones que dan a la carretera de La Granja
tomando el sendero dirección a Segovia entre la carretera y el pantano.
El recuerdo para nuestro desaparecido compañero "Alvaro Paredes Izquierdo"
llega en la inmediaciones del Puente Nuevo de Segovia
por donde bajan las aguas del río Eresma
represándose en este bello y hermoso Pantano del Pontón.
Cruzado el puente, nos montamos sobre el que intuimos camino acondicionado en la zona recreativa El Robledo.
El trayecto va adquiriendo poco a poco, ese nivel de encanto y atractivo propio del paraje que atravesamos y que llega, casi, a sugerirnos evocaciones nostálgicas.
La senda esta acondicionada de asientos y fuentes colonizados por la nieve
mientras nos acomodamos entre la bravura del entorno.
Nuestros pasos se intercalan entre el silencio apagado de la nieve
que nos encaraman hacia los preciosos dosmiles de la Sierra de Guadarrama.
Hemos reservado para el final la ceremonia de exhibición, la mejor "puesta en escena" de la ruta, para desde lo mas alto de Peñalara cruzar bosques y pinares que nos alojan en altivos palacios asentados sobre las cristalinas aguas del pantano,
mientras el apabullante paisaje de montañas pespuntean los cielos
rompiendo la larga y extensa llanura de la meseta castellana.
Se inunda el valle de serenidad
en las últimas curvas del camino
al tiempo que estas bellas anátidas destapan y revelan su ternura.
La cercanía del muro de la presa nos informa que estamos tocando el final de esta preciosa ruta de senderismo
siendo hora de abandonar esta larga cadena montañosa que cruza de este a oeste el centro de la Península Ibérica
y que estas mismas montañas se han convertido en un privilegiado refugio que acogen en sus inmediaciones el maravilloso, estupendo y extraordinario Embalse del Pontón.
Resumen en vídeo: EMBALSE DEL PONTÓN. Un saludo de COMANDO SENDERISTA para tod@s caminantes. Hasta una próxima aventura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario