CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

viernes, 22 de marzo de 2019

CHORRO GRANDE DE LA GRANJA

La subida al Chorro Grande de la Granja de San Ildefonso es una de las rutas mas bonitas y salvajes que se pueden acometer dentro del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama en la provincia de Segovia. Es día 21 de marzo de 2019. Pincha en el "play" del reproductor y empezamos la aventura.
La Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores y el Ayuntamiento de La Granja acompañan nuestros primeros pasos en el inicio de la ruta,
realizando un primer vistazo al mapa y a todos los datos del itinerario que se encuentran en la siguiente dirección: CHORRO DE LA GRANJA 
El Paseo del Molinillo nos lleva hasta la Urbanización Seo de Urgel 
que nos introduce por un lozano y hermoso sendero
junto al cantarín murmullo del arroyo
entre un claro y brillante robledal.
Continuamos en suave y tranquilo ascenso hasta llegar 
a la maravillosa Poza del Arroyo del Chorro,
un lugar con una pequeña cascada que nos tranquiliza y reconforta.
Seguimos remontando el sendero
por el que nos llegan los suaves ecos de la cercana cascada.
El bosque de robles que nos acompañaba da paso a un enorme e imponente ejército de pinos de gran porte,
alcanzando la base del Chorro Grande de la Granja
por la que resbalan y serpentean los rugidos y la humedad 
de casi cien metros de caída de agua
en un impresionante espectáculo difícil de olvidar.
Grabamos nuestras imágenes en tan grandioso escenario
para seguidamente comenzar el tramo con mas pendiente de todo el itinerario, 
dejando a nuestra espalda y entre los pinos el sinuoso perfil del Monte Atalaya, por donde discurre la CALDERA DEL RÍO CAMBRONES 
La fuerte subida nos proporciona, de vez en cuando, pequeños descansos y respiros 
para observar el vertiginoso rastro con que las aguas se precipitan por la roca.
Recuperamos nuestro aliento y resuello mientras admiramos
el fenomenal entorno que nos rodea,
con mas de la mitad de la provincia de Segovia a nuestros pies
y las colosales vistas de La Pinareja con sus 2197 metros de altitud.
"Marzo marcero, por la mañana rostro de perro, por la tarde valiente mancebo": hemos pasado del frío matinal al "calorcito" del mediodía,
siguiendo senderos no definidos y guiándonos por pequeños hitos de piedra
con la referencia del margen del arroyo que se empeña en mostrarnos
rincones de auténtica belleza 
que nos proporcionan y suministran una profunda calma y serenidad.
La subida no admite tregua
mientras el arroyo sigue hendiendo, hincando y labrando la roca con un fuerte dramatismo y con una inusual belleza.
Seguimos con la sobrecogedora subida
por trepidantes toboganes graníticos
y reposamos unos instantes para retratarnos en este salvaje entorno.
La empinada vereda se obstina 
en enseñar y exhibir su enorme potencial natural
entre agrestes deslizaderos
y gélidos y fríos escondrijos.
La nieve hace acto de presencia
en estas preciosas altitudes
en el que tenemos que vadear el arroyo
junto a un espolón y contrafuerte pétreo,
para volver a cruzarlo un poco mas arriba.
Alcanzamos una tapia de piedra 
para terminar y completar la exigente y extenuante subida
junto al Puerto del Reventón y sus 2079 metros de altura.
Los pasos se serenan y se apaciguan 
por un idílico y paradisiaco horizonte en el que aparece La Mujer Muerta
y un grandioso Montón de Trigo.
Restos de una antigüa edificación
nos conducen hacia una verde y fresca vereda
en el que vamos charlando y repasando las últimas lecciones de un cursillo de inglés.
Nos asomamos a un bonito balcón
para poder disfrutar, a vista de pájaro, de La Granja de San Ildefonso y el EMBALSE DEL PONTÓN
así como la ciudad de Segovia en la lejanía.
Nos aventuramos por un desenfrenado y alocado camino
que desciende violentamente y muy cercano a la caída libre,
y que al final de la bajada, los dedos de nuestros pies, casi se nos salen de nuestras botas.
El camino se serena cruzando el Arroyo de la Fuente del Infante,
introduciéndonos por un luminoso pinar
y descolgándonos a través de varios zigzags
hasta llegar a esta portilla.
La senda se amansa y se suaviza
entre pinos y robles
con varias revueltas
que dejan al descubierto la monumentalidad del Palacio de la Granja.
La cercanía del final de la ruta nos reúne y nos agrupa
para saborear este primer día de la primavera
que nos unió y aproximó
a la hermosa localidad de La Granja de San Ildefonso,
sintiendo la poderosa atracción que ejercen sus montañas
y bajo la hermosa cumbre de PEÑALARA 
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caninantes.