CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

lunes, 18 de septiembre de 2017

COSTA DE LA LUZ

Comenzamos un viaje por la Costa de la Luz gaditana, entre un extraordinario clima y los hermosos atractivos que se suceden entre Sanlúcar de Barrameda y Tarifa, a lo largo de mas de 200 kms de la mas fina y dorada arena de la Península. El viaje fue realizado entre el 4 y el 11 de septiembre de 2017. Pincha en "play" y comenzamos a caminar.
A parte de toda la costa, visitamos algún municipio de interior como Arcos de la Frontera, puerta de entrada a la ruta por los Pueblos Blancos y uno de los pueblos mas hermosos de España.
Su Conjunto Histórico nos muestra el Castillo Ducal, la Basílica Menor de Santa María de la Asunción
y la Iglesia de San Pedro.
Sus estrechas y empinadas calles bajo antigüos arcos
crean un maravilloso perfil y adorable silueta de singular belleza en el interior de la provincia gaditana.
Saltamos hasta Sanlúcar de Barrameda, situada en el margen izquierdo de la desembocadura del Guadalquivir y frente a Doñana
por donde podemos ver enormes barcos de gran calado
salir hacia el sereno e infinito Océano Atlántico.
El Barrio Alto es el núcleo histórico y monumental, pudiendo ver el Castillo de Santiago,
Las Covachas con sus preciosos y esculpidos arcos ojivales
y el hermosísimo Palacio de Orleáns y Borbón, actual Ayuntamiento con un poderoso estilo Neomudéjar.
Alcanzamos la patria de Rocío Jurado, mítica cantante nacida en Chipiona en el que su recuerdo permanece muy vivo entre los habitantes y visitantes de la ciudad.
Paseamos por su parroquia de Nuestra Señora de la O
y por uno de sus iconos, su faro, el mas alto de España, con 69 metros de altura construido para indicar la entrada del río Guadalquivir.
Al final de la playa podemos visitar el Santuario de la Virgen de la Regla, uno de los polos de fé católica mas importantes de Andalucía.
La blancura y el aroma de las flores nos trasladan hasta
el municipio de Rota, entre la desembocadura del Guadalquivir y la Bahía de Cadiz. Su viejo faro sobre la Puerta del Muelle
nos lleva hasta el Castillo de Luna, eregido en el siglo XIII por Guzman el Bueno.
Junto a el podemos disfrutar de los alrededores de la Iglesia de Nuestra Señora de la O
y desde la Playa del Rompidillo se atisban el puerto naval y el aeropuerto militar de la Base Naval hispano-estadounidense de Rota.
El Puerto de Santa María, ciudad luminosa y abierta en la que sobresale el gótico de su Iglesia Mayor Prioral 
y los muros y almenas del Castillo de San Marcos, 
se sitúa en la desembocadura del río Guadalete
donde se asienta un hermoso y atractivo puerto deportivo.
Desde el, navegamos en un rápido catamarán 
hacia Cadiz, también llamada la "Tacita de Plata" y considerada la ciudad mas antigüa de occidente.
Urbe cosmopolita y abierta, destaca su atractiva y esbelta catedral,
la Playa de la Caleta con el Castillo de San Sebastián
y el Castillo de Santa Catalina.
En la Plaza de España se erige el monumento a la Cortes de Cadiz, donde en 1812 se redactó la primera Constitución Española, apodada "La Pepa" por el día de su nacimiento (el día de San José).
Seguimos nuestro itinerario hasta coronar el Cerro del Castillo donde se sitúa la fenicia, romana y medieval Medina Sidonia.
Su edificio mas significativo es la Iglesia de Santa María La Coronada con un hermoso conjunto arqueológico
y desde donde se domina toda la Comarca de la Janda.
Abandonamos Medina Sidonia al mas puro estilo musulmán, por el Arco de la Pastora (siglo X)
para desembarcar en Chiclana de la Frontera, frente a la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista
y junto al "Arquillo del Reloj" que vigila desde sus 30 metros la actividad de la ciudad.
Desde la Playa de la Barrosa podemos contemplar el Castillo de Sancti Petri,
acercándonos a su Puerto Deportivo y disfrutar de sus marismas.
Siguiente estación: Conil de la Frontera. Estamos frente a un hermoso caserío blanco de urbanismo andalusí que ha sabido mantener el sabor y el encanto de las antigüas villas marineras.
En su interior encontramos la Torre de Guzmán del siglo XIV
y la luminosa Iglesia de Santa Catalina,
terminando el paseo entre sus coloridas, vistosas y aromáticas fachadas.
Declarado Conjunto Histórico, Vejer de la Frontera nos muestra su blancura en su arquitectura popular,
alcanzando una de sus puertas de entrada
para plasmar su maravilloso legado árabe
y tomar su Iglesia Parroquial del Divino Salvador.
Litoral de fina arena y cristalinas aguas en el entorno de Caños de Meca
donde podemos avistar las playas de Zahora, Los Nidos y Las Plumas
desde el imponente Faro de Trafalgar.
Playas salvajes y turbulentas en la que sus aguas peligrosas poseen fuertes corrientes y un potente oleaje.
Tras cruzar el Parque Natural de la Breña llegamos a la localidad de Barbate, ligada con el mar, donde en 1805 fue escenario la famosa Batalla de Trafalgar. Paseamos por su Ayuntamiento 
y su Iglesia de San Paulino.
En sus alrededores oteamos sus marismas
y la Playa del Carmen donde desemboca el río Barbate.
Continuamos hasta Zahara de los Atunes, hermoso y tranquilo pueblo marinero
para degustar la exquisitez y la belleza de sus playas.
Intensos colores y matices en Atlanterra
para subir hasta la Punta de Gracia protagonizada por el Faro de Camarinal
con increibles vistas de la Playa de los Alemanes.
Mas adelante subimos hasta El Tentadero con su pico San Bartolomé de 442 metros
que preside la plateada Playa de Bolonia.
Dentro del municipio de Tarifa, nos dejamos seducir por las dunas
de la Ensenada y Playa de Valdevaqueros,
conectada con la idílica y extensa Playa de los Lances que, azotadas por el viento de levante, hacen un lugar de culto para los aficionados a deportes naúticos como el windsurf,
kitesurf, flysurf, blokart o el submarinismo.
Tarifa también es conocida como la Capital del Viento
además de poseer un precioso puerto deportivo junto al Castillo de Guzman el Bueno,
la Iglesia de San Mateo
y el sensacional recorrido amurallado que la rodea.
La Isla de las Palomas, asomada al mar, ocupa una posición privilegiada ya que es el punto mas meridional de Europa y mas cercano al continente africano, conformando la línea de unión de las aguas del Mediterráneo
con las del Océano Atlántico.
Hemos gozado de un auténtico paraíso de amplias playas, aguas limpias, cristalinas y poderosas, de entornos vírgenes y arquitecturas de diferentes civilizaciones.
Nos despedimos con este precioso atardecer en esta maravillosa Costa de la Luz que permite disfrutar del mar en cualquier época del año.
Saludos de COMANDO SENDERISTA. Hasta una próxima aventura.