CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

lunes, 6 de abril de 2020

CAMPO DE BURGOS

La provincia de burgos posee un sinfín de pueblos encantadores en los que su patrimonio monumental se mezcla a la perfección con el entorno que les rodea. Es día 9 de abril de 2017, un hermoso día para recorrer el atractivo y maravilloso Campo de Burgos. Pincha en "play" y comenzamos el viaje.
El mapa general y todo el itinerario podeís verlo enCAMPO DE BURGOS
Iniciamos esta ruta desde la Plaza Mayor de la localidad de Mahamud, delante del prodigioso escenario que forma la Iglesia de San Miguel Arcángel junto al Rollo Jurisdiccional del siglo XVI.
A pocos kms y en plena llanura burgalesa nos quedamos petrificados del enorme poder monumental de la localidad de SANTA MARÍA DEL CAMPO,
accediendo por su fabulosa y altiva Puerta de Costana
que nos introduce por un atractivo salto al pasado y un agradable gusto por el paseo
entre sus estrechas y tenaces calles
y en medio de una abundante simbología en piedra.
Como atraídos por un imán, alcanzamos la portada de la Iglesia y Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción
en la que su gran torre esta considerada como una de las mas bellas del Renacimiento Español.
Su extraordinaria portada norte se combina y se asocia 
con las fachadas de los edificios de la Plaza Mayor,
colándose entre el laberinto de arquerías por donde paseó, hace mucho tiempo, la Reina Juana I de Castilla.
Desde la Casa del Cordón, donde se alojó la reina, se puede realizar un grato garbeo
hasta el robusto Arco de la Vega,
continuando el placentero paseo entre vistosos tapiales 
que nos conducirán hasta la Ermita de San Miguel,
finalizando y abandonándo el pueblo por el Arco de la Fuente.
El curso del río Arlanzón se desliza por la llanura burgalesa en la localidad de PAMPLIEGA,
en la que entramos por su Puerta y Arco de Presencio
para visitar sus viviendas de arquitectura tradicional
y sus coquetos rincones llenos de encanto
que nos asoman a la escultural portada
y a la portentosa torre de su Iglesia Parroquial de San Pedro Cátedra.
Nuestro viaje sigue buscando la aventura por senderos recónditos para alcanzar uno de los lugares mas bonitos de esta ruta: CASTROJERIZ
Antes de entrar al pueblo nos desviamos por fuentes, 
pilones y abrevaderos que jalonan la senda de llegada hasta 
la Iglesia Conventual de Santa Clara
convertida en un sobrio ejemplo del gótico rural burgalés.
Nos trasladamos hasta las ruinas del Convento de San Antón
en el que las viejas columnas, muros y ventanas
reciben a los peregrinos del Camino de Santiago
en una mágica y fascinante portada con seis arquivoltas adornadas con estatuas.
Atrás dejamos el encanto y la seducción de estos impresionantes retales históricos
para entrar en Castrojeriz con las vistas del Castillo  y la cercana Colegiata de Nuestra Señora del Manzano,
uno de los monumentos mas antigüos y emblemáticos de la villa en la que llama la atención su fachada poniente con portada abocinada y gran rosetón.
Paseamos longitudinalmente su larga y estrecha Calle Real que la atraviesa como parte del Camino de Santiago
con típicos y llamativos ocres realzados, 
contrastando con la curiosa excepcionalidad del tenebroso osario construido en 1802
en la Iglesia de Santo Domingo.
Continuamos por el Ayuntamiento y los soportales
que conectan con tramos amurallados
para seguir la infinita Calle Real
que desemboca en la Iglesia de San Juan Bautista
para llegar al "Fuero de Castrojeriz" donde se recogen los derechos y privilegios otorgados por García Fernández conde de Castilla, a esta villa.
El camino nos mantiene atentos para ver la huella de pequeños palomares dentro de un paisaje incomparable
que descubre la arquitectura rural del pueblo de VILLASILOS
y su colosal Iglesia gótico-renacentista de San Andrés.
Nos adelantamos hasta las pétreas calles, en la que constituye una parada obligatoria,
en el soberbio y admirable conjunto monumental de SASAMÓN, donde su Fuente de Cuatro Caños preside la hermosa Colegiata de Santa María la Real.
Destaca la Portada del Crucero de la Epístola, una copia aproximada de la Puerta del Sarmental de la Catedral de Burgos
y la Portada de San Miguel con típica decoración gótico florido.
Rodeamos su robusta estructura perimetral
saliendo por el atrio bajo el arco que mira al ayuntamiento,
bajando hasta la Ermita de San Isidro
donde podemos admirar su preciosa Cruz del Humilladero.
La piedra de sus fachadas y museos resalta con la sobriedad de las casas castellanas
partiendo de Sasamón bajo el arco ojival y torre que luce con esplendor tras su reciente restauración.
A un kilómetro de la localidad podemos ejercer viacrucis y calvario frente a los cruceros 
cercanos a las ruinas del Monasterio Benedictino de San Miguel de Mazarreros, dibujando una preciosa y original portada en medio del campo cerealista 
cuyos arcos, columnas y capiteles nos ayudan a evocar y sentir la grandeza del lugar en tiempos pasados.
Recuperamos fuerzas junto a las aguas del río Brulles,
continuando el camino entre la magia y prestidigitación de alguno de sus puentes
que van conectando la verde y luminosa estepa burgalesa.
La ruta interactúa con la naturaleza y desconecta del ruido
en lo alto de la Ermita de Villegas
donde respiramos un aura que nos contagia una profunda serenidad y una auténtica calma.
Alcanzamos la localidad de VILLADIEGO entrando por su Iglesia de San Lorenzo
hasta llegar a su porticada Plaza Mayor y estatua del Padre Flórez,
continuando entre vetustas edificaciones señaladas con diferentes enseñas y escudos.
Desde la sólida Puerta de la Villa o Arco de la Cárcel
bajamos hasta la Ermita del Cristo del siglo XV,
admirando también la portentosa Iglesia de Santa María.
No dejamos de visitar la contundente sillería del Puente de tres ojos
por donde tranquilamente discurre la corriente del río Brulles en busca de su final, el río Odra.
Finalizamos el paseo cultural por Villadiego junto al Palacio de los Velascos,
saboreando por último, la distinción, la elegancia y la satisfacción de una placentera caminata por su atrayente arquitectura medieval.
Volvemos a asomarnos al verdor de su paisaje y al tinte pardo de su paramera
para llegar hasta los recios torreones, almenas y matacanes 
del Castillo de OLMILLOS DE SASAMÓN.
Nuestra sed se apaga y se extingue en la fabulosa fuente
junto a la Iglesia Parroquial de la Asunción
en la que en su interior brilla el retablo mayor del año 1654.
Tierra de continuos contrastes y de arquitectura adusta,
VILLASANDINO nos recibe con su espectacular Puente Medieval sobre el río Odra
observando el estilo Herreriano de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción
y el gótico rural de la Iglesia de Barriuso.
El adobe vuelve a reclamar un espacio en el que es el auténtico protagonista
creando y dibujando toda la belleza que atesoran estos solitarios pueblos.
Terminamos el viaje con agonía y desesperación al llegar a la Plaza Mayor de TABANERA que permaneció con vida hasta el año 1971.
Evocamos el recuerdo de su Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel
rodeado por la inmensa ruina del barro, del tapial y la piedra
por el que se cuelan los rayos de un triste y afligido atardecer
que contrastan con las plácidas y sumisas luces de un paisaje moderno con las últimas tecnologías.
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.
ÁLBUM DE FOTOS: CAMPO DE BURGOS