CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

sábado, 8 de febrero de 2020

CASCADAS DEL PURGATORIO

El día 5 de febrero de 2020 volvimos a tener contacto con la Sierra de Guadarrama en su vertiente madrileña, trasladándonos hasta la localidad de Rascafría en las inmediaciones del Monasterio del Paular donde comienza una de las rutas mas bellas y conocidas de este asombroso espacio natural. Me refiero a las Cascadas del Purgatorio. Pincha en el "play" del reproductor y comenzamos esta trepidante aventura.
Nuestros pasos comienzan junto al Monasterio de Santa María del Paular fundado en el año 1390, donde repasamos todos los datos de información necesarios para el paseo, pudiendo descargarlos en: CASCADAS DEL PURGATORIO 
Con todo preparado y listo, nos dirigimos cruzando la carretera M-604
hasta el Puente del Perdón, construido en el siglo XIV en sillería de piedra y tomando su nombre por los indultos anunciados sobre él en tiempos de la Inquisición.
Bajo sus piedras transcurren las frías aguas del río Lozoya, cuyo rumor y sonidos alcanzan
el cercano, luminoso y joven robledal
bajo la atenta mirada del Pico Peñalara,
consiguiendo atrapar un poco mas adelante el Área Recreativa de las Presillas.
La ruta no tiene pérdida si estamos atentos a las indicaciones y solo debemos preocuparnos de seguir la cómoda pista que avanza
entre hermosas, tranquilas y frescas praderías
y los numerosos y atractivos saltos de agua
que nos dejan maravillados y sorprendidos ante estos lugares tan bellos.
Tiempo para el recreo, descanso y acopio de fuerzas
que nos servirán para enfrentarnos con energía y vigor
para remontar la plateada estela del Arroyo Aguilón o Navahondilla,
poblada de una importante cabaña vacuna que sestea con total calma y placidez.
Durante el ascenso, el paisaje nos corteja y nos seduce
disfrutando de las excelentes vistas que nos ofrece el Valle de Lozoya
realzada por la estupenda luminosidad que se cuela entre el robledal.
Sin darnos cuenta y entre la agradable conversación
hemos cogido altura, divisando una preciosa panorámica del Monasterio del Paular 
y los sugerentes y bonitos perfiles serranos que descienden hasta él.
La amplia pista nos conduce en un pequeño descenso
hacia un verde y lozano pastizal 
en cuyos aledaños encontramos un puente de madera 
que cruza las bravas y audaces aguas del río Aguilón.
Comenzamos a remontar por una vereda que discurre junto al arroyo
unidos por una exclusiva simbiosis y una delicada umbría
que dibujan un espectacular esplendor jalonado por múltiples pozas y encantadores saltos de agua.
Circulamos por un tramo abrupto y sinuoso que alterna la claridad y el brillo del bosque 
entre la estirada diafanidad de un portentoso batallón de pinos silvestres
irrigados por la tenue humedad y el delicado relente que desprende el río.
La senda poco a poco se va encajonando entre altivas paredes verticales
que nos envuelven y acorralan formando un apretado desfiladero 
que descubre la profunda intimidad del angosto y maravilloso valle.
La libertad y la independencia de sus aguas van creando un generoso y altruista espectáculo
en el que actúan e intervienen varios "teloneros" con sus interpretaciones mas brillantes y vistosas,
cuya música y sonido se combinan a la perfección 
para ir engendrando y concibiendo un apoteosis fluvial 
que culmina con la exhibición y el desfile de gala de la Cascada del Purgatorio, uno de los parajes mas grandiosos de la Sierra de Guadarrama.
Existe otra cascada mas arriba pero no tenemos tiempo para visitarla, una escusa para volver a este impresionante paraje natural.
Firmamos nuestra presencia y regresamos por el mismo camino
con una mayor tranquilidad y despreocupación. 
El aire puro y libre de la montaña recorta en la lejanía la silueta de algún buitre leonado
mientras seguimos descendiendo entre las sombras del pinar 
y el conmovedor susurro que desprende el inquieto torrente.
La temperatura es ideal y pasado el mediodía el sol despliega una suntuosidad que encandila nuestros cuerpos,
hace brotar y prosperar las diferentes especies vegetales
y satura de colores y matices los campos que nos rodean.
Llegamos al puente de madera y sin cruzarlo pasamos una portera metálica
que nos introduce por un tierno robledal, continuando la bajada
con magníficas vistas del cauce por donde se desliza la impetuosa energía del Aguilón.
Abordados e invadidos por un ejército de robles
vamos vadeando los pequeños torrentes y riachuelos que salen a nuestro paso,
alcanzando un pequeño balcón con extraordinarias vistas del Valle de Lozoya 
y la cumbre de PEÑALARA a kilómetros de distancia y con la sensación de casi poderlo tocar con la mano.
Cámaras fotográficas y móviles empiezan a echar humo
ante el brutal y formidable espectáculo natural que diseña este maravilloso río
que impregna de una altísima calidad y carácter para esbozar el verdadero rostro de la naturaleza.
Seguimos caminando entre el derroche de luz diurna
que alumbra este cordial y acogedor paseo por estos hermosos entornos serranos,
ejerciendo la faceta mas artística para quedar grabado y esculpido nuestras imágenes en este portentoso territorio.
En la última parte de la ruta aparece la serenidad, el silencio y la tranquilidad
combinándose con paisajes lustrosos, lozanos y saludables. 
Hemos pasado de la exaltación del comienzo hasta la feliz calma del final
alcanzando la tenada de piedra que se sitúa en el Área Recreativa de Las Presillas,
perteneciente a la localidad de Rascafría
y formada por tres espléndidas piscinas naturales 
en pleno cauce del río Lozoya.
El sedentario rebaño de cabras y ovejas negras del Albergue Juvenil Los Batanes
marca los últimos pasos por el Puente del Perdón
finalizando nuestra ruta en la explanada del Monasterio del Paular, tras saborear las esencias y el alma de estas nobles tierras madrileñas en un viaje que soñamos, que hemos vivido y que recordaremos.
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes. 
ÁLBUM DE FOTOS: CASCADAS DEL PURGATORIO  y también en Facebook: CASCADAS DEL PURGATORIO

2 comentarios:

  1. Un día especial y maravilloso,con unos amigos especiales y un trabajo realizado por mi hermano como poeta,naturista y fotógrafo digno del mayor elogio,seguimos disfrutando de la naturaleza.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Jesús por tu comentario y gracias a todos los demás miembros del Comando Senderista por hacerlo posible. Seguimos caminando por la Península.

    ResponderEliminar